07 · 30 · 19

“El deseo implacable de querer ascender”: Entrevista al talento detrás de La camarista

Por: Gabriela Martínez @GabbMartivel

La enorme suite Diego Rivera del hotel Presidente InterContinental Polanco, con vista panorámica al Campo Marte de la Ciudad de México, fue una de las locaciones de La camarista, ganadora del Ariel a Mejor ópera Prima y del Ojo a Largometraje Mexicano del 16° Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

Fue precisamente este el escenario donde tuvo lugar la entrevista que el FICM realizó a la directora de la película, Lila Avilés, y a sus protagonistas, Gabriela Cartol (Eve) y Teresa Sánchez (Minitoy), quienes entre risas nos compartieron con mucha emoción cómo ha sido ver a la película llegar y triunfar en más de sesenta festivales en todo el mundo, entre otras cosas.

La camarista, cuyo estreno nacional será el próximo 2 de agosto, es la ópera prima de Lila Avilés, nominada a 10 Arieles, cuenta la historia de Eve, una solitaria camarista en un lujoso hotel de la Ciudad de México y su deseo por ser alguien más. Eve sueña a través de las pertenencias que los huéspedes olvidan en las habitaciones y transforma su soledad en compañía.

Gabriela Cartol, Lila Avilés y Teresa Sánchez.

Gabriela Cartol, Lila Avilés y Teresa Sánchez.

FICM: ¿Qué significó para ustedes haber ganado el Ariel?

Lila Avilés: No, pues fue una alegría total. Ahí lo traigo para tomarnos fotos al ratito con todas las camaristas del hotel. Creo que los premios son la cerecita del pastel, es una cosa bien bonita. ¡Qué bueno que el señor Cuarón no llevaba Ópera prima (ríe), y nos dio chance de colarnos!

Es una alegría total haber tenido diez nominaciones. Ahorita la película está en el Festival de Cine de Jerusalén. Llevamos 63 festivales hasta el momento, ya perdí la cuenta. Es una película que ha viajado muchísimo, ha tenido distribución en muchos países: Estados Unidos, Reino Unido y finalmente estamos aterrizando en México.

La camarista que tiene su jiribilla, tiene sus momentos contemplativos, pero al mismo tiempo siento que hay una historia muy abierta para que el espectador pueda cerrar su propio ciclo, su propia historia.

Lo que me gusta es que su médula es el trabajo, habla de las fronteras que tenemos como seres humanos, fronteras laborales, el deseo implacable de querer ascender y siempre ascendemos de distintas formas. No quiero sonar a choro mareador, pero quiero invitar a la gente a que se divierta, que tenga un momento de introspección con risas.

A veces tenemos un concepto del cine de autor como si fuera algo exclusivamente “festivalero”, lejano a la gente, pero yo diría que al final sigue siendo cine y al final lo que queremos es acercarnos a la gente lo más que se pueda y es una buenísima opción en la cartelera, es una ventanita para ver algo más.

Gabriela Cartol: Sobre el Ariel, sentí que eso era lo que debía pasar. Sentí mucho orgullo del discurso que dio Lila, siento que fue totalmente honesta con lo que ella es. Siempre se me dificulta y pienso “¿qué es lo que se debe decir cuando pasas a recoger un premio, si se te traba la lengua o te quedas en blanco por los nervios o lo que sea?”, pero al escucharla dije “claro, es Lila y ese es el discurso y sigo aprendiendo”.

LA: Al final el Ariel también era para Gaby porque toda la película es ella.

Teresa Sánchez: Yo tengo la sensación de como cuando escucho de los alcances de los niños triqui, hay un gozo por decir las cosas y ese gozo, esa pasión y ese gusto te reditúan. Esa sensación de que aunque sumas la boya, siempre va a flotar. Eso sentí con Lila, es niña triqui.

FICM: Esta es una historia muy femenina, ¿qué otras historias creen que le hacen falta al cine mexicano?

LA: Más historias de todo, más diversidad.

TS: Y más autenticidad. Trata la historia que quieras, pero de verdad, que te crea, por favor. Que me quede con tu película, con tu historia, que me quede en el cine o en mi cama, donde sea, pero que me atrape tu película.

GC: Fidelidad a lo que uno es. Esta es mi historia y aquí va. Ya si gusta o no, es otro tema.

LA: Creo que también se tiene esta idea de que si es una “película de mujer”, debe ser algo sutil y debe ser de cierta forma, respetar ciertas cosas. Pero en realidad hay tanta diversidad en cada género, persona e individuo… hay tantas cosas que yo siento que a más cantidad, hay más honestidad y profundidad. Es gracioso saber que hombres y mujeres cachan cosas muy bonitas y muy distintas.

Hay una anécdota que me parece muy bonita, de un señor que se me acercó al final de una proyección y no paraba de hablarme del jazz y que después de ver esta película quería regresar con su grupo y a lo que este género musical representaba para él. Que al ver cómo el personaje de Eve limpiaba y eso le recordaba todo eso que sentía por el jazz.

A veces tenemos la idea de que “los niños no bailan” o que hay cosas exclusivas de cada género y siento que esas fronteras hay que empezar a disolverlas, creo que eso sería una maravilla. Hay que encontrar más diversidad para que el juego sea más divertido y equilibrado.

La camarista (2018, dir. Lila Avilés)

La camarista (2018, dir. Lila Avilés)

FICM: ¿Cómo fue regresar hoy al hotel Presidente InterContinental ahora para hablar de la película ante la prensa?

LA: Aún no me reencuentro con esos rostros conocidos, llegué directo a la habitación del hotel, pero me traje el Ariel para que en algún huequito que tengamos, nos escapemos para llevar la bandera. Creo que hay mucha emoción, mantuve contacto con muchas personas y ahora que viene el estreno vamos a hacer un pachangón, nadie va a trabajar, puro baile y gozo.

GC: Del hotel tengo sensaciones, olores… el entrar al hotel, ver la puerta giratoria. Es chistoso estar aquí dos años después para la entrevista, entrar por la puerta grande. Hay una sensación de nostalgia y satisfacción al entrar a este hotel.

TS: Yo nunca pensé que volvería a entrar y mucho menos que estaría en una habitación de este calibre (ríe). Jamás me pasó por la mente. Es un poco corroborar que la vida es una sorpresa total, estoy reviviendo escenas; pasamos al baño y dije “mira, Gaby, aquí te dije tal cosa”. Ese tipo de sensaciones me trae.

La camarista (2018, dir. Lila Avilés)

La camarista (2018, dir. Lila Avilés)

FICM: Para finalizar, Lila, ¿cómo fue tu experiencia en Cannes, la cual fue posible gracias a la colaboración FICM-Nespresso?

LA: Ha sido bien bonita la conexión de la película con toda la ruta de festivales porque no he salido de hoteles (ríe), ¡ya traigo más material!

GC: ¡La camarista 2!

LA: Fue increíble llegar a Cannes porque es un lugar donde hay historia. Más allá de que obviamente es el festival más importante del mundo, ¡allá estuvo Andrei Tarkovsky, los grandes! y llegué.

Es una bonita sensación estar cerca del mar y vincular ese camino con el cine, es una maravilla. Es un espectáculo porque de pronto vas caminando y te encuentras a las grandes estrellas, ¡el glamour!

GC: Allá con tu amigo Johnny Depp.

LA: Pues sí, es sentirse tan grande y pequeño como siempre.