10 · 22 · 18

Leona, de Isaac Cherem, se presentó en el 16° FICM

Por: Marco Mejía @MiqkelMejia

El lunes por la mañana se realizó la función de prensa de la cinta Leona, la cual forma parte de la Selección de Largometraje Mexicano en competencia, en el marco de la decimosexta edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), y contó con la presencia de su director Isaac Cherem, el productor Salomón Askenazi y los actores Naian González Norvind y Christian Vázquez.

Leona

Salomón Askenazi, Isaac Cherem, Naian González Norvind y Christian Vázquez.

Leona narra la historia de una joven judía de la Ciudad de México, quien se encuentra dividida entre su familia y el amor prohibido por un hombre no judío. Él la expone al mundo fuera de su burbuja comunitaria, dando forma a una importante transición en su vida de adulto.

Después de la proyección se llevó a cabo una conferencia de prensa donde Cherem expresó que el origen de dicha historia amorosa se relaciona con la necesidad de hablar de la transición que tuvo de joven a adulto en la comunidad judía en la que creció: “pertenezco a esta comunidad y básicamente he vivido en ella los 26 años que tengo. Fue una salida para contar mi transición hacia la vida adulta a través del personaje principal. Decidí tener una protagonista femenina porque estamos en un momento en el que tenemos que avanzar hacia una cultura de respeto a las mujeres y equidad de género”.

En este sentido, el cineasta dio su opinión del porqué considera que la comunidad judía es muy diferente en México, a diferencia de otros países como Canadá o Estados Unidos: “quizá aquí en México hubo un choque de culturas que motivó a los judíos a distanciarse de la cultura mexicana; algo que no pasa en otras naciones”.

Christian Vázquez y Naian González Norvind.

Por su parte, la actriz Naian González Norvind, quien también fungió como guionista del proyecto, pidió a los espectadores que no se queden con la idea de que la película trata de la comunidad judía, pues la incomprensión familiar puede existir en cualquier religión o sociedad: “es valioso verlo como un ejemplo de algo que puede ocurrir en otras culturas y religiones, en todos lados existe esa falta de flexibilidad, ese encierro que se crea, no considero que sea propio de los judíos, es más una metáfora para entender globalmente que tal vez deberíamos abrirnos más y que no somos razas sino una humanidad entera”, agregó.

Por la tarde se ofreció una función abierta al público en Sala 4 de Cinépolis Centro, la cual fue presentada por el vicepresidente del FICM, Cuauhtémoc Cárdenas Batel, quien a su vez dio la bienvenida a Isaac Cherem. El cineasta recalcó que el proyecto fílmico invita a padres e hijos judíos a reflexionar sobre las reglas de la comunidad: “lo que espero es que haya un amplio rango de reflexión, desde los chavos que les guste la cinta hasta los padres que no estén de acuerdo y que eso genere un diálogo y exista un avance pues son tiempos distintos, o incluso existirán personas que me odien después de verla”.

Finalmente, Christian Vázquez agradeció la oportunidad de trabajar con Isaac y desarrolló cuáles fueron algunos puntos trascendentales en la construcción de su personaje, el cual se siente incomprendido al no poder integrarse a la comunidad: “fuimos libres en el guion y además afortunados por trabajar con Isaac. Una de las cosas más importantes de mi personaje es que inicia con gran curiosidad por la relación amorosa y después suceden cosas que lo llevan a sentir impotencia por no poder mantener el control sobre lo que hay entre ellos”.