Pasar al contenido principal

Ismael Rodríguez, el cineasta del pueblo

Editor, sonidista, fotógrafo, asistente de dirección e incluso actor fueron los puestos en los que se desempeñó Ismael Rodríguez dentro de la industria cinematográfica antes de convertirse en uno de los realizadores más prolíficos de la Época de Oro del cine mexicano.

Dicha experiencia le permitió dirigir a grandes actores nacionales y extranjeros, como Pedro Infante, a quien pronto convirtió en un ídolo mexicano, María Félix, Dolores del Río, John Carradine y hasta Toshiro Mifune, actor predilecto del director japonés Akira Kurosawa.

Ánimas Trujano (1961, dir. Ismael Rodríguez)