Pasar al contenido principal
2011 | Color | 125 min

Emilia, ama de casa agobiada por la medianía de su vida, por su marido fracasado y por su maternidad agobiante y mal llevada, siente que se le derrama el vaso de la vida. El mismo día, el mismo maldito día que la abandona el amante distante, la tarjeta de crédito, con la que ha jugado al gato y al ratón por meses, la embarga. Ante su departamento vacío y desolado, la mujer decide tomar aquella decisión tan largamente acariciada, el suicidio. Curiosamente su muerte acerca al marido cornudo y al amante esquivo. La vida, qué duda cabe, es una paradoja constante.


País: México, España
Dirección: Ripstein; Arturo
Guión: Garciadiego; Paz Alicia
Producción: Morales; María José, Fiesco; Roberto
Fotografía: Cantú; Alejandro
Sonido: Narváez del Valle; Armando, Juárez Espino; Omar
Música: Mansfield; David
Reparto:Cruz; Vladimir, Haza; Plutarco, Reyes Spíndola; Patricia, Suárez; Alejandro, Padilla; Pilar, Arroyo; Paola, Chávez; Carlos, Aura; Marta, Meléndez; Eligio, García Rojas; Horacio, Ramírez; Arcelia, Torres; Harold
Dirección de Arte: Cabriada; Sandra
Año de Participación en el FICM: 2011

Películas del Director

El diablo entre las piernas

Aburrido, El Viejo deambula por la casa celando a Beatriz, su mujer. Los pleitos los desgastan y el equilibrio se rompe: la mujer, a fuerza de sentirse celada, se siente deseada y sobre todo deseable. Quiere comprobarlo. Por ello, una noche sale de casa sin rumbo alguno con un solo propósito: sexo. Su regreso desata la hecatombe. Dinorah, la empleada doméstica, no puede permitir tal osadía y toma partido.

Ver Más

El lugar sin límites

La Manuela, un homosexual que trabaja en un burdel manejado por su hija, se entera de que Pancho, un camionero con quien alguna vez tuvo un violento altercado, está por regresar a su pueblo. Pese al temor que le infunde, decide hacer frente a su pasión por él.

Ver Más

El castillo de la pureza

Gabriel Lima ha mantenido a su esposa y a sus tres hijos encerrados en una casa durante 18 años, sin permitirles ningún tipo de contacto con el mundo exterior para evitar que se corrompan. A pesar de los castigos del padre, la familia es obediente y trabaja duro elaborando el raticida que él vende a diario en la calle. La tensa paz del hogar se quebrantará cuando Gabriel descubra que la curiosidad sexual de sus hijos mayores ha despertado.

Ver Más

Noticias Relacionadas

Temporada de campo
TEMPORADA DE CAMPO, de Isabel Vaca, una reflexión sobre la madurez
Rafa Aviña
Rumbo al #20FICM: EL PREMIO y NO QUIERO DORMIR SOLA
Ariel
Revelan la lista de los nominados al Ariel 2022
semana
La Semana de la Crítica de Cannes y el FICM: la hermandad que apuesta al talento