08 · 31 · 21

Raúl Araiza: El cine de la época echeverrista

Por: Andrea Mora

El cine y el teatro fueron dos de los grandes intereses de Raúl Araiza; ya fuera como director, guionista, actor o productor el mexicano mostró su gran talento y su extraordinaria capacidad artística.

Raúl Araiza nació el 1 de septiembre en Minatitlán, Veracruz. Desde pequeño, los escenarios lo llamaron y empezó su larga trayectoria en el teatro como asistente de Julio Taboada hijo. Luego de estar detrás del telón incursiono como actor teatral en Préstame tu marido. Mas tarde probaría suerte en la televisión como productor y director de programas musicales y de teleteatros; paralelamente tomaba cursos de cine.

Raúl Araiza: El cine de la época echeverrista

Su debut como director de cine lo obtuvo con Cascabel (1976); que resultó todo un éxito y le abrió el camino entre sus congéneres. Tal como Rafael Aviña señaló, el filme “se trastocó en una de las películas mexicanas de mayor atractivo en su momento”, esto le valió ganar el Ariel a la Mejor Opera Prima, además de la Diosa de Plata a Mejor Película, Dirección y Guion. Cascabel es una mezcla bien lograda entre el cine documental y la ficción, ya el antes mencionado Rafael Aviña le dedicó una nota titulada Cascabel, obra clave del “Echeverrismo”.

El veracruzano, así como otros cineastas se encontraron ante el reto de crear cine mexicano de calidad pese a los cambios políticos que desestabilizaban la industria. Sus películas en ciertos momentos exhibían la crisis de un sistema político en declive; un sistema viciado y una negligencia administrativa notable donde la sociedad carga con las consecuencias. Raúl Araiza retrató a la sociedad mexicana como pocos directores de su época; él ahondó en la cotidianidad, la vida familiar y el machismo imperante, incluso en ciertas problemáticas sociales, en sus películas quedan inmortalizadas algunas de las calles, barrios y sitios más emblemáticos de la Ciudad de México.

Cascabel (1977, dir. Raúl Araiza)

Cascabel (1977, dir. Raúl Araiza)

Luego de Cascabel, su tercer largometraje titulado Fuego en el mar (1979) rescató la tragedia del derrame petrolero en el pozo Ixtoc, Campeche. Posteriormente Araiza mostró un lado íntimo y honesto del famoso barrio de La lagunilla en su película Lagunilla, mi barrio (1980); también mostró una mirada diferente de la familia con En la trampa (1978). En la década de los ochenta, aunque siguió haciendo cine, incursionó en la dirección de telenovelas y más tarde hizo lo mismo con obras de teatro.

El 8 de enero de 2013 Raúl Araiza muere en su estado natal.