10 · 23 · 17

Oso polar, de Marcelo Tobar, se presentó en el 15° FICM

Por: Marco Antonio Mejía

El tercer día de actividades de la decimoquinta edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) comenzó con la función de prensa de Oso polar (2017, dir. Marcelo Tobar), cinta mexicana que forma parte la Sección de Largometraje Mexicano en competencia del 15º FICM.

El eje narrativo se centra en Heriberto, un joven que le da un aventón a dos antiguos amigos de la primaria para ir a una reunión de generación al otro lado de la ciudad. Durante el trayecto, lleno de desperfectos, anécdotas y alcohol, Heriberto intenta reconectar con ellos, pero Flor y Trujillo van replicando la misma dinámica abusiva que tenían contra él de niños. Heriberto, que ya no es el mismo sumiso de antes, va a darles la sorpresa de sus vidas.

Marcelo Tobar es egresado de la Escuela de Cine de Vancouver, escribe, dirige y produce bajo un sistema de cooperativa independiente. Entre su filmografía se encuentra Asteroide (2014) y Dos mil metros sobre el nivel del mar (2008).

Humberto Busto, Marcelo Tobar, Patrick Danse.

Después de la función, el cineasta reconoció la labor artística de haber creado la primera película mexicana filmada con un iPhone, lo que implicó abordar la historia desde otra perspectiva visual y de contenido.

“Es una película con la que me di cuenta de que se cambian las reglas del juego por completo. Cuando decidí firmarla, hablé con Elsa Reyes (productora) y en seis meses ya estábamos creando. Primero pensamos que esto iba a ser para YouTube pero después evolucionó el proyecto y escribí el guion alrededor de la idea del celular (…) sabiendo que íbamos por una estética distinta”.

Para enfatizar cómo surgió la historia, Marcelo Tobar especificó que sus recuerdos escolares y una retrospectiva sobre su persona lo impulsaron a crear personajes que siempre son víctimas de otros seres humanos.

“Tuve una reunión de primaria y eso me despertó. Me di cuenta de que tenía una imagen mía que era muy distinta a la que mis compañeros tenían de mí, a partir de las cosas que me contaron. Descubrí que había vivido desde los siete años con cosas no resueltas. Empecé a soñar con eso y supe que debía contarlo en mi futura película con personajes que no son villanos y que simplemente cada uno de ellos es bulleado por otra persona”.

Humberto Busto consideró que su actuación en Oso polar le otorgó una evolución interpretativa, misma que nunca se vio afectada al ser filmado todo el tiempo con una cámara de celular.

“Previo al rodaje me había sentido perdido o frustrado en el ámbito profesional, pero con Marcelo pude explorar otras cosas y desarrollarlas, por primera vez me sentí que encajaba en una coordenada”.

Elsa Reyes, productora del filme, relató que la omisión de cámaras profesionales fue den gran ayuda para filmar de manera más pacífica en calles de la Ciudad de México.

“Fue un proceso muy orgánico y sencillo al trabajar en un equipo pequeño. La movilidad en la Ciudad de México no nos causó mayor problema, nos metíamos al metro y recorrimos locales comerciales, fue una experiencia distinta”.

Por la tarde, después de una proyección de gala en Cinépolis Centro, el elenco y equipo de producción de Oso polar agradecieron la respuesta del público, y en una breve sesión de preguntas y respuestas, Marcelo Tobar, director del filme, puntualizó que la más grande dificultad fue que no tuvo apoyos gubernamentales de por medio:

“No he recibido nada de ayuda de amigos gubernamentales, entonces para mí no es novedad intentar filmar como un acto de resistencia. Considero que debo ser cineasta, aunque me lo he cuestionado varias veces por este motivo, pero sé que tengo algo que aportar, si no me ayudan los externos, debo buscar gente afín que están en la misma situación de entrar al cuarto del cine a patadas”.

Elenco y equipo de Producción “Oso Polar”.

El martes 24 de octubre, se proyectará nuevamente Oso polar en la Sala 2 de Cinépolis Las Amėricas, a las 16.45 horas.