Pasar al contenido principal

Noche de muertos en Michoacán

Sectur

En los meses de julio y agosto se comienza con el arado de la tierra para plantar la semilla de la flor de cempasúchil. En Michoacán el cultivo se hace en Tarímbaro, pueblo ubicado a 13 kilómetros de Morelia. 

La siembra corre a cargo de la comunidad y familias que se preparan para la época de lluvia y que con ella florezca el “Cempohualxochitl”, palabra de raíz en náhuatl que significa “veinte flores” o “ varias flores”.

Janitzio
Janitzio

Con la flor de cempasúchil arranca la festividad, el clima enfría, entramos al otoño y con su llegada nos preparamos para terminar el año, pero antes de concluir el ciclo, nos reencontramos con nuestros difuntos en la Fiesta de las Ánimas, el 1 y 2 de noviembre.

Una celebración dedicada a nuestros muertos los cuales nunca dejan de acompañarnos y a los cuales nacemos para acompañar. Porque como dice el cerero de Macario (1960, dir. Roberto Gavaldón) “Pasamos mucho más tiempo muertos que vivos. Total, en esta vida todos nacemos para morirnos”. 

Macario (1960, dir. Roberto Gavaldón)
Macario (1960, dir. Roberto Gavaldón)

La devoción a la muerte se proyecta en las coloridas ofrendas, las velas iluminando los altares, la comida que se comparte con los que ya no están y más rituales por lo que en 2008 El Día de Muertos fue adscrito como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Indudablemente uno de los destinos más significativos para conectar la vida y la muerte es Michoacán, estado que para este año planea 600 actividades, distribuidas  en los 22 municipios, 37 comunidades lacustres, los cuatro muelles del lago de Pátzcuaro y comunidades independientes como Cherán, Janitzio, Jarácuaro y Santa Cruz Tanaco. 

Janitzio
Janitzio

Entre las actividades confirmadas por Roberto Monroy, Secretario de Turismo de Michoacán está la presentación de la Orquesta Sinfónica de Michoacán (Osidem) con el Réquiem de Día de Muertos, el martes 1 de noviembre en la basílica de Nuestra Señora de la Salud de Pátzcuaro. 

En el lago de Pátzcuaro se oficiará la velación de los muertos, en la cual los lugareños y turistas acompañan las tumbas que previamente limpiaron y adornaron para sus difuntos. Una celebración  muy particular es el Juego de Pelota Purépecha, con la que los guerreros iluminan el camino al camposanto de Tzintzuntzan.