04 · 12 · 19

Las once películas favoritas de Guillermo del Toro de The Criterion Collection

Además de ser uno de los cineastas más reconocidos en todo el mundo por su talento, Guillermo del Toro es famoso por ser un cinéfilo empedernido. Por este motivo, The Criterion Collection invitó al director mexicano a compartir con ellos cuáles son los clásicos que influyeron en su “estética deslumbrantemente imaginativa”.

Por más de tres décadas, The Criterion Collection se ha dedicado a distribuir importantes filmes clásicos y contemporáneos de la cinematografía mundial. A través de la restauración de películas y su reproducción a formato casero, han puesto a disposición del público ediciones especiales, contenido adicional y versiones con comentarios de los filmes.

Estas son las once películas favoritas de Guillermo del Toro de The Criterion Collection:

La bella y la bestia (1946, dir. Jean Cocteau)

“Una de las películas más mágicas que se han hecho, una que realmente está enamorada de la sublime y sofisticada calidad freudiana que un cuento de hadas realmente tiene”.

Simplemente sangre (1984, dir. Joel Coen, Ethan Coen)

Simplemente sangre contiene la mayoría, si no es que todas, las preocupaciones que los Coen expresarán a lo largo de su carrera… Es una primera película perfecta”.

Canoa (1976, dir. Felipe Cazals)

Canoa fue parte de la generación de películas que cambió el cine mexicano… El guión es uno de los más brillantes jamás escritos… Formal y temáticamente, cambia absolutamente el juego de lo que una película mexicana pudo retratar: rompe con la censura, rompe con la rigidez formal y con lo que el cine financiado por el estado consideraba sancionable”.

Los ojos sin cara (1960, dir. Georges Franju)

“[El personaje principal es] como una Audrey Hepburn no-muerta. Me influyó mucho el contraste entre belleza y brutalidad “.

Vampyr (1932, dir. Carl Theodor Dreyer)

“La cámara se convierte en un personaje de la película. Es más que un testigo, es un participante activo en la narrativa, y por lo tanto es profundamente cinematográfico”.

El hombre que sabía demasiado (1934, dir. Alfred Hitchcock)

“Hay un caos en esta versión que me parece completamente encantador… Puedes sentir que [Hitchcock] está trayendo todas las herramientas del oficio que adquirió en Inglaterra para un gran reto”.

La chienne (1931, dir. Jean Renoir)

“Renoir es, por encima de todo, un humanista, y no juzga a nadie. Hay una buena voluntad que abarca todo hacia la humanidad en sus películas”.

Viridiana (1961, dir. Luis Buñuel)

Viridiana reconstruye a Buñuel de muchas maneras; vuelve a encontrar su identidad como cineasta español y le permite recuperar el prestigio europeo, y más tarde le permite filmar películas en todo el mundo. Llega en un momento en que, creo, él más lo necesitaba”.

Kwaidan (1965, dir. Masaki Kobayashi)

“Es un cuento de hadas que es increíblemente aterrador e increíblemente hermoso y habla sobre el amor y la muerte con igual pasión”.

Bandidos del tiempo (1981, dir. Terry Gilliam)

“Con Gilliam, sientes que Bandidos del tiempo es una historia que debe haber estado con nosotros durante siglos… Hay un humor increíble, una crueldad increíble y un deseo insaciable de diversión y creatividad que encarna, para mí, cómo debería ser una película para niños”.

El espíritu de la colmena (1973, dir. Víctor Erice)

El espíritu de la colmena es una película que transformó mi vida. Lo que sea que haga en la vida, dos sombras se proyectan en mi: una es Frankenstein de James Whale, y la otra es El espíritu de la colmena de Víctor Erice, y ambas son una y la misma”.