Las Imprescindibles de Monsiváis en el que se reunirán doce títulos clásicos de la cinematografía nacional, bajo la curaduría del crítico de cine  Carlos Bonfil. Dos de las películas del ciclo, El compadre Mendoza (1933) y ¡Vámonos con Pancho Villa! (1936), ambas de Fernando de Fuentes, son copias restauradas.
" />
08 · 10 · 10

FICM y la Cineteca Nacional presentarán Las Imprescindibles de Monsiváis

Por: Clara Sánchez translated by Cindy Hawes

Las Imprescindibles de Monsiváis  fue dado a conocer ayer en una conferencia de prensa en la que estuvieron presentes Daniela Michel, directora del Festival Internacional de Cine de Morelia, Paula Astorga, directora de la Cineteca Nacional, María Cristina García Cepeda, directora del Auditorio Nacional y el crítico y curador Carlos Bonfil.

Michel comentó que el ciclo se exhibirá en el marco de la octava edición del FICM, que se realizará del 16 al 24 de octubre, en sus sedes principales, Cinépolis Centro, la Casa Natal de Morelos, el Centro Cultural Universitario y el Auditorio del Palacio Clavijero. “Las funciones serán gratuitas. También tendremos una charla moderada por Carlos Bonfil, el gran experto de Carlos Monsiváis y un gran amigo del Festival desde sus inicios, donde participarán Fabrizio Mejía, Jorge Volpi y Sealtiel Alatriste. Los esperamos  y celebramos el esfuerzo de la Cineteca por presentar las películas favoritas de éste gran intelectual que fue Carlos Mosiváis,”  agregó la directora.

El resto de los títulos que conforman este programa son Las abandonadas de Emilio Fernández (1944), Campeón sin corona de Alejandro Galindo (1945), Enamorada de Emilio Fernández (1946) Nosotros los pobres de Ismael Rodríguez (1947), Pueblerina de Emilio Fernández (1948), Salón México de Emilio Fernández (1948),  ¡Esquina bajan! de Alejandro Galindo (1948), El rey del barrio de Gilberto Martínez Solares (1949), Aventurera de Alberto Gout (1949) y Víctimas del pecado de Emilio Fernández (1950).

Bonfil explicó que la selección de las películas que pertenecen a la llamada Época de Oro del cine Nacional se desprende de los múltiples ensayos y artículos que el escritor dedicó, “abrumadoramente” a este período y a la importancia en los listados que él elaboro de sus cintas favoritas.”

El crítico de cine ahondó en que el gusto y la predilección de Monsiváis por este período, según las palabras del propio literato se debe a que “en esos años decisivos los mitos y los géneros del cine nacional alcanzaron su apoteosis. Todas las películas fueron de algún modo significativas y contaron con un público atento que supo sorprenderse y compartir los entusiasmos y catarsis que veía en la pantalla, al punto de advertir en el modelo de realidad social y psicológica propuesta en la pantalla, algo muy cercano a la realidad misma. Ese cine cumplió una tarea informativa y también contribuyo a establecer los reflejos condicionados ante hechos fundamentales como la maternidad, el adulterio, el trato varonil, la pobreza sobrellevada con honradez y la desgracia sumida como pobreza. La pantalla pudo proveer en ese tiempo a la recién hallada identidad nacional con una dotación de gestos y desplazamientos corporales y peculiaridades lingüísticas y repertorios de frases humorísticas o sentimentales.

Ese cine proporciono también una vasta galería, ya después inigualada, de Primeras y Segundas figuras entrañables para un publico masivo: Cantinflas, Tin Tán, Dolores del Río, María Félix, Pedro Armendáriz, Ninón Sevilla, Joaquín Pardavé, Consuelo Guerrero de Luna, Dolores Camarillo y un largo etcétera.”
Paula Astorga agradeció a la Filmoteca de la UNAM la importante restauración que realizaron de los clásicos El compadre Mendoza y ¡Vámonos con Pancho Villa!: “fue muy importante para nosotros que después de la restauración de estas cintas emblemáticas del género de la Revolución, la Filmoteca nos permitiera sacar dos copias para el acervo de la Cineteca.”

El ciclo dará inicio en el Auditorio Nacional donde se presentarán una selección de seis películas, El compadre Mendoza, ¡Vámonos con Pancho Villa!, Las abandonadas, Enamorada, Pueblerina y Salón México,  el 20, 21 y 22 de agosto y posteriormente se exhibirá completo en la Cineteca Nacional del 31 de agosto  al 12 de septiembre.

María Cristina García Cepeda agregó que las películas se proyectarán en la gran pantalla de 10 por 18 metros del Auditorio Nacional  y tendrán  un  costo de 50 pesos; de igual forma comentó que el público podrá aprovechar la promoción de 2×1.