10 · 22 · 17

Eugenio Polgovsky fue homenajeado en el 15º FICM

Por: Gustavo R. Gallardo

“Un ser humano excepcional y generoso”, así describió con emoción la directora del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), Daniela Michel, a Eugenio Polgovsky, cuyo documental Trópico de Cáncer (2004) fue proyectado como homenaje póstumo en la decimoquinta edición del festival.

En palabras de su hermana, Mara Polgovsky, presente en el homenaje, la obra documental del director exploró de forma crítica la vida y el dolor de los niños, pero también “de la vejez, los árboles, con una mirada generosa”.

Cuauhtemoc Cárdenas Batel, Daniela Michel, Mara Polgovsky, Alejandro Ramirez Magaña

Trópico de Cáncer aborda la pobreza y la destrucción ecológica en México. En 2005 fue parte de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes y de Sundance, e inspiró la creación de la gira de documentales Ambulante. “Pensamos que (Trópico de Cáncer) se tenía que ver más allá de Morelia y en salas no comerciales”, dijo el presidente del FICM, Alejandro Ramírez.

Por su parte, el vicepresidente del FICM, Cuauhtémoc Cárdenas Batel, se refirió a Eugenio Polgovsky como un hombre que dio “aliento para continuar con el festival”, y recordó que fue el primer ganador de la Sección de Documental Mexicano en el FICM 2004. “Es un homenaje modesto, íntimo. En la intimidad es donde nos abrazamos”.

Daniela Michel, conmovida, se refirió a Eugenio como un hombre “excepcional y extraordinario”, de quien siempre admirará sus “cualidades humanas y artísticas”. Luego, entregó un ramo de flores a la hermana del realizador como símbolo de amor y respeto. “Dejó una huella imborrable en el cine mexicano”, le dijo.

Mara Polgovsky agradeció los gestos de afecto y dijo que Eugenio dejó un documental pendiente, al que falta editar, y varios cortometrajes. “Su mirada poética era generosa cuando hacía cine. Cada imagen debía editarla, aunque le tomara años. Eugenio debe ser fuente de inspiración para los documentalistas”.

Eugenio Polgovsky.

Por documentales como Trópico de Cáncer, Eugenio Polgovsky fue reconocido como un cineasta capaz de exhibir las entrañas de una sociedad, la carne y el dolor de los desprotegidos, a un público acostumbrado a lenguajes más comerciales.