02 · 22 · 19

El cine, un poema: Entrevista a Paul Weitz

By: Alonso Díaz de la Vega @diazdelavega1

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

El director estadounidense Paul Weitz fue invitado especial del 16° Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) donde presentó junto a Daniela Michel la proyección de Santa (1932), de Antonio Moreno, como parte de las actividades del Programa Especial: Alex Philips.

Alonso Díaz de la Vega, colaborador y crítico de cine, entrevistó a Weitz para hablar sobre su trayectoria, su relación personal con nuestro país y su más reciente película, Bel Canto, la cual formó parte de la programación del 16° FICM.

El cine, un poema Entrevista a Paul Weitz

Paul Weitz en el 16° FICM

Alonso Díaz de la Vega: Algo que me parece muy interesante de tu carrera es que has pasado de hacer comedias como El profesor chiflado (The Nutty Professor, 1996) y Hormiguitaz (Antz, 1998), a tratar en años recientes con temas más serios. ¿Por qué pasó esto?

Paul Weitz: ¡Perdí mi sentido del humor! Hormiguitaz fue interesante porque es una película para niños pero también sobre el totalitarismo y sobre cómo destruye el individualismo. Yo tenía mucho miedo. Mi hermano y yo estuvimos haciéndola por tres años y en la noche de estreno fuimos a un cine enorme en Los Ángeles y vimos a un niñito de unos 7 años brincando y gritando “¡Hormiguitaz, Hormiguitaz!” Y pensé: “¡La regamos, hicimos una película para niños!”. Creo que en Tu primera vez (American Pie, 1999), parte de la razón por la que funcionó esa película —que escribió Adam Herz— fue que a veces estábamos siendo extrañamente serios. Una vez dicho eso, creo que para mí era muy atemorizante hacer una película como Bel Canto (2018) o algo que involucrara música clásica, como Mozart in the Jungle (2014-2018), y esa era una buena razón para hacerlas. Extrañamente, Mi abuela (Grandma, 2015), mi película anterior, funcionaba como una comedia total aunque era sobre cosas serias.

ADV: Me parece interesante porque parece que la comedia y la tragedia tienen una relación más cercana de lo que solemos aceptar.

PW: Sí. Hay todo tipo de cosas que, básicamente, no son ciertas. Hay cosas estúpidas que tiene uno en mente cuando hace una comedia, frases como: “la comedia es la tragedia más timing”. La cosa con la comedia también es que hay cineastas que filman a la audiencia viendo sus películas para saber de qué se ríen. Eso está bien, pero hay cosas que sabes que tú crees graciosas y otros no. ¿Entonces vas a cortar eso porque la audiencia no cree que es gracioso? Yo creo que siempre y cuando haya suficientes cosas que la audiencia considere graciosas, deberías tener la licencia de hacer las cosas que a ti te parezcan graciosas.

ADV: En tu trabajo reciente me llama la atención la relación que hay con la música clásica. ¿Eres un admirador?

PW: Siento que estoy aprendiendo de ella. No soy un aficionado de la ópera pero extrañamente he hecho estas cosas involucradas con ella pero lo que me gusta de la ópera es que, antes de empezar a aprender de ella, parecía una cosa muy elevada pero cuando pasas tiempo con cantantes de ópera te das cuenta de lo física que es. Son como atletas. Y sí es una cosa elevada porque las historias que cuentan a menudo lo son pero al mismo tiempo hacen cosas extrañas como usar las cavidades en sus cabezas para expeler el sonido a un auditorio y tienen que hacerlo diario. Los cantantes pueden estar un poco locos pero los que yo he tratado, que son estrellas, tienen los pies en la tierra, ya sea Plácido Domingo o Renée Fleming o Ana María Martínez, que hizo la voz de Monica Bellucci en Mozart in the Jungle. Mozart in the Jungle es interesante porque la orquesta es como una familia, y, como en una familia, puedes pasar mucho tiempo con alguien que odias. No eliges a tu familia y no escoges al lado de quién te sientas en una orquesta, así que eso es lo que me interesó.

ADV: Ahora que hablamos de Mozart in the Jungle, me gustaría preguntarte si hay una diferencia sustancial entre hacer una película y una serie de televisión.

PW: Sí, la hay, y para mí tiene que ver con lo largas que sean las historias. En una serie normalmente estás esperando que no acabe, así que buscas hacer cada episodio interesante de modo que quieras verla de nuevo pronto, y con una película estás lidiando con un periodo más breve. Es como un poema. Y es interesante que Gael [García] hiciera una serie propia aquí y puedo ver por qué a la gente le llaman la atención las series. Creo que una película es algo que debes poder ver en cierto punto de tu vida y tomar algo distinto cada vez porque es como una fábula.

Bel canto

Bel Canto (2018, dir. Paul Weitz)

ADV: ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Gael y con otros actores mexicanos, como Tenoch Huerta y Noé Hernández?

PW: Gael, él le añadió mucho a su personaje en Mozart in the Jungle. Cuando hablé con él por primera vez, lo describió desde dos ángulos: desde una especie de chamán y desde otra perspectiva, verás, Gustavo Dudamel es una gran figura en la música de orquesta y una gran figura en Estados Unidos y Gael dijo que había un costo para Gustavo Dudamel al venir a Los Ángeles como alguien de Venezuela, donde era una figura tan grande al llevar la música a estudiantes que de otro modo no la habrían conocido. Dudamel ha hecho lo mismo en Los Ángeles y es un gran vocero de Venezuela. Gael tenía ambos ángulos: la locura del personaje y el ángulo cultural, del que Gael sabía mucho más que yo. Me gusta mucho colaborar con gente. Una de las mejores líneas en Bel Canto la improvisó Tenoch Huerta, cuando habla sobre la historia de los pueblos indígenas en Latinoamérica, y Noé [Hernández]simplemente es buenísimo. Lo había visto en El más buscado (2014). Ahí Tenoch interpretaba a un ladrón de banco y Noé a su segundo al mando, y pensé: “¡Si pudiera tener a estos dos en una película sería increíble!”. Y significa mucho para mí porque mi abuela (Lupita Tovar) era una gran estrella del cine mexicano. Por eso me apena que mi español sea tan malo.

ADV: ¿Esta relación personal que tienes con México ha tenido algún tipo de influencia en ti, como realizador?

PW: Sí, porque mi abuela era tan fuerte. Ella era la cabeza de su familia aquí en México. Su padre desaprobaba que ella trabajara y la echó de la casa pero luego ella estaba aportando dinero a sus hermanas, así que fue como la general de la familia. No sólo como mexicana sino como mujer, tenía mucho poder. Eso me influyó mucho.

ADV: Regresando a Bel Canto, hay algo que me interesa mucho de la película: este concepto de la gente que no puede salir de la casa me hizo pensar en El ángel exterminador (1962, dir. Luis Buñuel), ¿estabas pensando en esa película?

PW: Sí, estaba pensando en ella. Hay algo muy surrealista en todo ello. Es una combinación de muchísimas cosas al mismo tiempo, pero sí, estaba pensando en El ángel exterminador y esta lógica como de sueño que tenía. En Bel Canto ves a los soldados de uniforme pero también a las personas que iban a la fiesta, con sus corbatas negras y vestidos de noche, que se deterioran al pasar las semanas. Hay algo similar en El ángel exterminador en la sensación de que hay un elemento de la burguesía atrapada. Y también pensaba en un evento real, que fue la crisis de rehenes en Perú.

ADV: En un punto los personajes construyen una especie de utopía que está muy ligada a las artes, los deportes. ¿Crees que estas cosas podrían crear una utopía o terminarían en desastre?

PW: Un elemento que no estaba en la novela original y que tomé del evento real es que en la película practican lo que pasaría si el gobierno entrara y empezara a dispararles a todos. Eso es algo que pasó en el evento real en Perú pero cuando el gobierno entró, todos corrieron al cuarto con los rehenes y no pudieron dispararles. Creo que debemos reconocer la humanidad de los otros y convivir con los demás. Esa es parte del peligro de la realidad virtual porque no puede vencer a la realidad y tienes que ver a los demás como humanos.