09 · 10 · 19

El muro que te observa: Entrevista a Alter Os

Por: Gabriela Martínez @GabbMartivel

La zona oriente de la Ciudad de México vio nacer a Omar Arias, mejor conocido como Alter Os, artista urbano que aún sin una formación académica, tuvo la oportunidad de perfeccionar su técnica de la mano de grandes artistas como Patricia Soriano, Leonora Carrington y Francisco “Pancho” Cárdenas.

Su estilo se compone de una mezcla de realismo, ilustración tradicional y aerografía. Su trabajo ha formado parte de numerosas campañas publicitarias gracias a su colaboración con Casa Picnic, donde ha pintado murales para promocionar a Kendrick Lamar, Bon Iver, The XX y Harry Styles, entre otros artistas y marcas.

Para la 17ª edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), Alter Os diseñó un mural inspirado en la imagen creada por Rodrigo Toledo. Platicamos con el artista urbano, quien nos habló de sus inicios, su relación con el cine y el proceso creativo para crear el diseño que plasmó en Casa Picnic.

FICM: ¿Cómo empezó tu carrera como artista urbano?

Alter Os: Empezó a finales de los noventa de manera ilegal, como muchos artistas de aquél entonces: haciendo grafiti. Nunca imaginamos que el grafiti iba trascender tanto hasta convertirse en un arte de alto impacto. Jamás nos imaginamos que se iban a pintar edificios o murales tan grandes con aerosol.

Realmente en aquél tiempo era más como un pasatiempo de fin de semana con los amigos y lo hacíamos más como para dar a conocer nuestro trabajo en el barrio. Yo soy de Iztapalapa y esta situación se inició con mis amigos de la infancia. Mi casa está muy cerca de un deportivo que era muy importante en aquella época y ahí es dónde se hacían las primeras “expo de grafiti”, iba gente que ya llevaba un poco más de tiempo en esto y fue donde me llamó la atención esta la parte artística del grafiti, porque había quienes ya hacían cosas con volumen y realismo, eso me empezó a llamar mucho la atención y sirvió para darme cuenta que esto era mucho más que salir y “bandalear” las calles, sino que podías hacer algo mucho más artístico con el aerosol.

Hoy en día hay marcas de pintura que te dan un sin límite de colores para crear cosas increíbles, pero en los noventa creo que había sólo seis tonos que mezclábamos para lograr cosas más detalladas.

Cuando empecé a ver estas expos y este tipo de imágenes, me di cuenta de que podía hacer cosas que llamaran más la atención y que podía transmitir un mensaje más sólido y más encausado hacia donde lo quería dirigir. Por eso decidí cambiar la parte ilegal por la parte artística; ahí empezó mi carrera.

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alter OS (@alter_os) el

FICM: ¿Fue un aprendizaje autodidacta?

AO: Sí, nunca fui a una escuela de arte. La vida se ha encargado de ponerme a grandes maestros en el camino y de ellos he aprendido a dominar técnicas como teoría del color, perspectiva, composición y creo que ha sido muy grato para mi. Sin haber ido a la escuela, tuve la oportunidad de tener como maestros a Patricia Soriano, Leonora Carrington y Francisco “Pancho” Cárdenas, ellos me encaminaron hacia lo artístico y a perfeccionar mi técnica.

FICM: ¿Personalmente sientes alguna conexión con el cine?

AO: Sí, mucho. Me gusta ver películas. Es muy extraño porque, por ejemplo, cuando las veo con mi familia, de repente ellos están muy clavados en la onda de la emoción, la trama, y yo estoy muy clavado con los fondos, la perspectiva, la fotografía. Creo que como artistas sí estamos un poquito más sensibles a lo que vemos en el cine. Se me han salido las lágrimas con muchas películas, me gusta mucho la acción, los efectos especiales, entonces creo que todo artista se vuelve sensible a todas las artes.

FICM: ¿Cuál ha sido la película que más te ha impactado visualmente?

AO: Creo que Avatar (2009, dir. James Cameron), me impactó mucho en su momento. El contacto con la naturaleza y el amor hacia las otras personas, fue lo que me sensibilizó mucho. Además, cuando salió esa película, estaba viviendo una situación emocional muy fuerte y cuando vi cómo los personajes se conectaban con la naturaleza, cómo conectaban sus cuerpos para que se encendieran las luces de las plantas, la ambientación, los efectos especiales, que tal vez ya no son tan impactantes como ahora, pero en su momento fue muy sorprendente.

FICM: Yalitza Aparicio fue una de las asistentes al 16° FICM por Roma, de Alfonso Cuarón, y vimos que hiciste un mural de ella, ¿cómo surgió esa idea?

AO: Soy parte de un colectivo cuyo objetivo es poner nuestra cultura y nuestras raíces muy en alto por todo el mundo. Cuando platicamos de cuál iba a ser nuestro próximo proyecto, coincidió con el estreno de la película y nos pareció importante destacar el trabajo de Yalitza, su talento, lo que implicó su imagen respecto a los estereotipos de belleza que se representan en los medios, me parecía importante hacerle un homenaje. Nos pusimos de acuerdo porque acabábamos de ir a Oaxaca a hacer un mural y veníamos empapados de la cultura, del mezcal, quisimos plasmar toda esa emoción y todo lo que vimos en Oaxaca en un muro y como personaje principal elegimos a Yalitza.

Pasó el tiempo, tuvimos mucho apoyo, entre ellos el del museo del juguete. Fue una producción totalmente nuestra y cuando Yalitza subió las fotos, fue un impacto muy emocionante para nosotros. Fue muy grato que ella se tomara el tiempo de fotografiarse en nuestro mural.

FICM: Respecto al mural del FICM, ¿tú hiciste el diseño?

AO: Sí. En conjunto con Casa Picnic, quienes han apoyado mucho mi trabajo, fue como llegué a esta colaboración. Valeria Villaseñor, la directora ejecutiva, mandó varias carpetas de diferentes artistas y la mía quedó seleccionada. Me pidieron hacer la interpretación de la imagen del festival, pero querían darle ese toque urbano, ese impacto visual a la gente. Creo que precisamente el impacto visual es lo que ha ayudado al arte urbano a crecer.

Tuve algunas líneas a seguir para no salirme del contexto de la imagen de esta edición, pero sí tuve la libertad de darle un toque personal para que la gente no sólo volteara y viera una cúpula, sino que los hiciera imaginar. Ya veremos cuáles son las opiniones de la gente al ver el mural.

Ya hay muchos que nos conocen por todas las veces que hemos colaborado con Valeria y Casa Picnic, entonces hay mucha expectativa entre quienes transitan por aquí. Afortunadamente siempre logramos impactar a la comunidad.

FICM: ¿Qué elementos retomaste y consideraste clave para ponerlos en el mural?

AO: La cúpula, los rombos de la cúpula, son algo fundamental. Integré una cinta de película para darle esa dirección hacia el cine. Creo que en las personas, el cine entra por los ojos, por la vista, es el primer sentido por el cual entramos en contacto con el cine.

Además, la cúpula llevará un ojo en el centro y en los pilares hay unos ojos más pequeños para cerrar el círculo del ojo. Esto quiere decir que no sólo una persona es la que te ve, en realidad son muchas.

Los rombos fueron algo que nos pidieron remarcar mucho para que no se perdiera el volumen que genera la cúpula y yo creo que es algo que quedará muy bonito e impactante.

Siempre el sentir que alguien te observa, te genera cierta inquietud y eso fue lo que le quise transmitir a las personas que transitan por aquí, que en este caso no sean las personas quienes volteen a ver el muro, sino que sientan que es el muro quien las está observando.

FICM: ¿Te basaste en los colores de la edición y agregaste algún toque tuyo?

AO: Sí. Algo que me ha hecho crecer mucho, ha sido pensar tanto en el impacto visual como en el emocional. Respecto a lo visual, lo genero con mi técnica que es muy realista o hiperrealista y genero la parte emocional con la ilustración. Entonces, me apegué a los tonos del cartel, pero sí agregué un poco de mi emoción.

Cuando trabajas en un muro, entregas un boceto y te piden que lo hagas tal cual lo ve la persona que lo pide, creo que te limita al momento de trabajar. Cuando estás frente a tu espacio de trabajo y te sientes libre, es cuando empiezas a fluir y las cosas salen espectaculares. En la cúpula dejé algunos elementos sin modificar, también respeté algunos colores. Sobre la marcha es donde desarrollé una cuestión creativa, muy personal y emocional.