07 · 19 · 18

Perfiles FICM: entrevista a Gabriela Camarillo, becaria de GOBELINS

Por: Gabriela Martínez @GabbMartivel

Gabriela Camarillo es originaria de Monterrey, Nuevo León. Ella es uno de los tres jóvenes talentos mexicanos que recibieron la beca ANIMEXICO otorgada por Guillermo del Toro con el apoyo de Cinépolis, para estudiar  la Maestría en Artes: Animación de Personajes y Realización de Cine Animado en GOBELINS, l’ecole de l’image, la mejor escuela de animación del mundo.

El Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) tuvo la oportunidad de platicar con Gabriela Camarillo, quien nos compartió cómo nació su gusto por el dibujo, sus motivaciones y cómo conoció a Guillermo del Toro.

Gabriela Camarillo

Gabriela Camarillo, ganadora de una de las tres becas ANIMEXICO.

FICM: Cuéntanos sobre tu carrera, ¿cuáles fueron tus inicios?

Gabriela Camarillo: Empecé desde muy joven haciendo trabajos pequeños por intercambios o favores a amistades. Así me abrí las puertas. La verdad nunca pensé que sería artista, de hecho estudié para ser cirujana y creo que eso, en cierta manera, inspiró mi estilo.

Me decidí a aplicar a la carrera de animación que ofrece el Tecnológico de Monterrey, me quedé ahí un semestre y después apliqué para entrar al California Institute of the Arts (Cal Arts), que está en Los Ángeles, California, entonces me fui. Cuando llegué, no tenía idea de qué se trataba el campo artístico, sólo quería contar historias, diseñar personajes, lo que se me ocurriera; ahí me orientaron.

Mi primer oportunidad fue cuando un maestro me dio a entender que los storyboards eran lo mío. Una vez fue a la escuela un escritor de Blizzard Entertainment, una compañía de videojuegos que fue un boom con World of Warcraft. Yo crecí con sus videojuegos y de hecho aprendí inglés jugando. Con portafolio en mano, me acerqué con él para decirle que me gustaba mucho lo que hacían en la compañía y agradecerle por ello, platicamos y me preguntó si podía ver mi trabajo, se lo mostré y luego me invitó a ver cómo era trabajar en Blizzard. Eso me alentó mucho y terminé por entrar a trabajar ahí durante el verano haciendo storyboards para Overwatch, un videojuego.

Trabajo de Gabriela Camarillo

Trabajo de Gabriela Camarillo.

Luego me ofrecieron hacer una pasantía en Pixar, ahí conocí a varios directores, entre ellos Mark Andrews (Valiente, 2012), quienes me ayudaron a aprender más cosas y perfeccionar mis habilidades en storyboard. Aprendí mucho, es un muy buen programa.

Después de Pixar, llegó Trump a la presidencia de Estados Unidos y tuve que regresar a México porque nos quedamos sin dinero. No pude terminar mi educación en Cal Arts. Sin embargo, por la experiencia que tenía, pude hacer freelance en México para Hasbro, fue para una película de Max Steel. También pude trabajar para Cartoon Network en Ben 10.

Mientras estaba en México, recibí una invitación de Guillermo del Toro para trabajar en Dreamworks con Trollhunters.

FICM: ¡Qué increíble!, ¿cómo fue que te contactó Guillermo del Toro?

GC: Me levanté un día y de pronto ya tenía muchísimas notificaciones en Twitter sin saber por qué. Resulta que Guillermo del Toro me había seguido y retuiteó algo mío, un dibujo.  Después me escribió, me dijo que le gustaba mucho mi trabajo, me preguntó qué estaba haciendo y luego me invitó a trabajar con él durante un año con un equipo increíble. Aprendí muchísimo.

FICM: ¿Cómo te enteraste de la beca ANIMEXICO?

GC: Cuando terminó mi trabajo en Trollhunters, recuerdo que algo había comentado Guillermo del Toro sobre la beca y me dieron ganas de aprender más, entonces apliqué para la beca. En ese momento sólo había una beca disponible, no pensé que me la fueran a dar porque me inscribí tarde. Al final, decidieron dar tres en lugar de una y me seleccionaron. No me lo esperaba.

FICM: ¿Cómo definirías tu estilo de animación?

GC: Vi mucho animé cuando era niña. Mi papá siendo cirujano, me enseñó que puedes encontrar inspiración al observar las cosas, la naturaleza, en los libros de medicina, arte, anatomía, incluso historia.

Si tomas inspiración de algo que ya existe, es válido, pero no lo es todo. Creo que haber crecido en un rancho en Monterrey, rodeada de naturaleza,  me ayudó a apreciar y ver las cosas bonitas en todo lo que me rodea.

Trabajo de Gabriela Camarillo

Trabajo de Gabriela Camarillo.

FICM: ¿Qué esperas aprender de esta experiencia?

GC: No estoy segura, sé que estoy muy emocionada por todo lo que voy a aprender. Quiero dejarme sorprender. Recuerdo una vez que fui a Paris, me emocionó saber que, de alguna forma, la gente se interesaba por mis creencias a nivel personal. Digamos que el ambiente era propicio para la creatividad y eso me emociona.

FICM: Dices que la gente en París se interesaba por tus creencias, ¿qué es eso en lo que crees, lo que te motiva?

GC: Creo que a todos nos han pasado cosas malas, es muy fácil ser negativo. Tal vez no tengo edad para tener filosofía, pero creo que hay formas de ayudar a la gente a través de tu profesión. Un psicólogo, por ejemplo, ayuda a las personas a entenderse a sí mismos y encontrar su propia felicidad. Siento que contar historias tiene el mismo objetivo; cualquier persona que te cuente una historia te comparte un consejo o una enseñanza. Siento que eso hace Guillermo del Toro y me gustaría poder hacer lo mismo, en algún momento me gustaría dirigir. Todos tenemos la responsabilidad de ayudar a otros.

Viví toda mi vida con miedo, pero eso aprendí el valor de ayudar a otros. Las inseguridades son nuestros peores enemigos y si con mi trabajo puedo ayudar a alguien, a través de una historia que pueda darle un poquito de consuelo, con eso soy feliz.

FICM: ¿Tienes en mente alguna historia que te gustaría contar?

GC: Sí, he estado escribiendo mucho. Acabo de terminar el guion de una serie animada de ciencia ficción, donde me enfoco en las emociones y la psicología.

También he estado trabajando en una historia de matadoras de toros con la cual quiero abordar el fracaso. Existen pocas historias sobre la gente que vive bajo la sombra de otros o que siempre son percibidas como enemigos; hay muy poco sobre esos personajes que son juzgados por no redimirse ante lo políticamente correcto. Creo que las historias que no hablan de que los humanos somos imperfectos y no todos somos héroes, son importantes porque el sufrimiento es parte de nuestra naturaleza. Estamos en una época en la que necesitamos cuentos, que no nos dé miedo ser cursis, que no nos dé miedo sentir.

Conoce más sobre el trabajo de Gabriela Camarillo.