Pasar al contenido principal

Mariposa monarca, emblema de Michoacán

Sectur

Cada año la mariposa monarca es el vivo ejemplo de la migración para sobrevivir; este pequeño insecto que viaja de día, se desplaza hasta 5000 kilómetros para arribar a las reservas naturales que las procurarán durante todo el invierno, hasta marzo del próximo año.

Mariposa monarca

Las mariposas migratorias nacen en el verano y a principios de otoño comienzan su viaje hacia las reservas de California y México, donde se guarecen del invierno en los árboles oyameles y los pinos de los santuarios. 

En México, las mariposas se instalan en los municipios de Angangueo, Contepec, Senguio, Ocampo, Zitácuaro y Aporo en el estado de Michoacán. Mientras que en el Estado de México lo hacen en Temascalcingo, San Felipe del Progreso, Donato Guerra y Villa de Allende. 

La Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, es un área natural protegida con una superficie total de 56,259 hectáreas. En el follaje de sus bosques encontramos oyamel, pino, encino y cedro. Además, en su biósfera existen alrededor de 184 especies de vertebrados, integrados por anfibios, reptiles, aves y mamíferos.

Mariposa monarca

Desde el 2008 la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca es considerada como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) a México arriban entre 7 millones y 20 millones de mariposas monarcas que viajan desde el sur de Canadá, cruzan por Estados Unidos para llegar por el norte de México e instalarse en los santuarios; tapizando los árboles, hábitat que cuenta con el microclima ideal para el insecto.

Mariposa monarca

En Canadá y Estados Unidos la principal amenaza de la mariposa monarca es la disminución de su hábitat, así como la escasez del algodoncillo, planta donde anida la mariposa y de la cual se alimenta la oruga. Por su parte, en México las causas son la deforestación y tala  ilegal en los sitios de hibernación. Además de ello, la mayor amenaza que actualmente enfrenta la mariposa monarca es el cambio climático.

En la cultura purépecha y mazahua se cree que la llegada de las mariposas a los santuarios El Rosario y Sierra Chincua, en Michoacán, a finales de octubre, simboliza la visita del alma de los muertos con motivo a las celebración del 1 y 2 de noviembre.