01 · 16 · 20

Katy Jurado, una actriz que rompió esquemas

Por: Aranza Flores @Alvayeah

La actriz Katy Jurado, de irreverente personalidad y gran talento artístico, fue la personificación de grandes villanas y una gran interpretación de la femme fatale, así como la primer mujer latinoamericana en ser nominada por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS) para un Premio Oscar a Mejor Actriz de Reparto.

Jurado tuvo una de las carreras más exitosas tanto en México como en Hollywood y en Broadway; fue acreedora de cinco Premios Ariel y varias nominaciones a los Globos de Oro. Conocida por sus papeles en películas mexicanas, Katy exploró una gran variedad de géneros. No fue sólo su belleza, sino su dedicación y gran talento para actuar lo que la llevó tan lejos.

Katy Jurado, una actriz que rompió esquemas

Katy Jurado

Nacida un 16 de enero de 1924 en el núcleo de una familia acomodada, María Cristina Jurado García inició sus estudios en un colegio religioso dirigido por monjas. En su familia estuvieron presentes personalidades como el presidente Emilio Portes Gil y el músico Belisario de Jesús García.

A los 15 años recibió su primer oportunidad al participar en la cinta  La isla de la pasión (1941), ópera prima del director Emilio “el Indio” Fernández, quien era su padrino. Sin embargo, sus padres, un ex-militar y una conocida cantante de ópera, le negaron la oportunidad.

Fue en 1943 cuando, aún siendo menor de edad pero ya con un fuerte carácter, Jurado firmó sin la autorización de sus padres su primer contrato para participar en la película No matarás, de Chano Urueta, dando comienzo a una de las carreras artísticas más prolíficas de una actriz mexicana. 

Su belleza, pero sobretodo su porte, sensualidad y gran actuación le valieron comenzar a construir papeles de mujeres perversas, pues estaba el auge del cinema noir en México. Inmediatamente comenzó a trabajar en su segunda cinta  Internado para señoritas (1943, dir. Gilberto Martínez Solares), pero fue hasta  La vida inútil de Pito Pérez (1944, dir. Miguel Contreras Torres) que comenzó a tener gran éxito en la industria.

La vida inútil de Pito Pérez (1944, dir. Miguel Contreras Torres)

Katy Jurado protagonizó películas como Balajú (1944, dir Rolando Aguilar) junto a María Antonieta PonsNosotros los pobres (1948), de Ismael Rodríguez, junto a Pedro Infante. También trabajó junto al cineasta español Luis Buñuel en El Bruto (1953), con Pedro Armendáriz, donde su trabajo le hizo ganar su primer Premio Ariel.

Sin embargo, Katy no sólo fue actriz. También fue columnista de cine, periodista de radio y crítica taurina; fue en una corrida de toros donde conoció al cineasta estadounidense Budd Boetticher y el actor John Wayne, quienes impulsaron su carrera en Hollywood.

De esta manera, Katy Jurado protagonizó las cintas The Bullfighter and the Lady (1951, dir.  Budd Boetticher) y el clásico western High Noon (1952), de Fred Zinnemann, por el que recibió un Globo de Oro a Mejor Actriz de Reparto.

En 1954, le propusieron reemplazar a Dolores del Río en el papel de Señora Devereaux en la película Broken Lance dirigida por Edward Dmytryk. Al principio la producción se opuso, pero al ver su interpretación quedaron profundamente impresionados con su actuación. Con este trabajo, Katy Jurado se convirtió en la primer mujer mexicana nominada a un Premio Oscar a Mejor Actriz de Reparto.

En total, la actriz participó en 71 películas, además de proyectos televisivos en Estados Unidos. Entre sus cintas internacionales se encuentran Trapeze (1956), dirigida por Carol Reed, y Trial (1955), de Mark Robson, por la cual fue nominada otra vez al Globo de Oro. En 2002 recibió la Bota de Oro en Estados Unidos como reconocimiento por su actuación en 12 westerns.

En sus últimos años, y a pesar de su gran éxito, padeció de una gran depresión, derivada de la muerte de su primer hijo, Víctor Hugo. Katy Jurado fue una actriz que se enfrentó a una industria dominada por hombres, que se rebeló contra su familia y lidió con los prejuicios de una sociedad conservadora tras ser mamá soltera después de dos divorcios.

Trial (1955, dir. Mark Robson)

Murió en 2002 en Cuernavaca, Morelos. Mantuvo una buena amistad con personalidades como Burt Lancaster, Sam Peckinpah, Frank Sinatra, John Huston, John Wayne, Elvis Presley, Jorge Negrete, Cantinflas, Pedro Armendáriz, Dolores del Río y muchos otros más.