07 · 14 · 21

Nicolás Celis: Noche de fuego, “un excelente debut de Tatiana en el terreno de ficción”

By: Gabriela Martínez @Gabmartivel

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Estamos a sólo unas horas del estreno de Noche de fuego, de Tatiana Huezo. Nicolás Celis, productor de la película, platicó con el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) sobre la cinta que participa en la sección Un Certain Regard del 7Festival de Cannes y representa el debut de la directora mexicano-salvadoreña en el terreno del cine de ficción.

Prayers for the Stolen, Ladydi en español, es el título del libro de Jennifer Clement en el que se basa Noche de fuego. El relato se enfoca en Ladaydi, una niña que vive en una zona rural y montañosa de Guerrero, México, donde las niñas se ven obligadas a cambiar su apariencia para verse masculinas y evitar ser capturadas.

Nicolás Celis

Nicolás Celis

FICM: ¿Por qué elegiste contar esta historia y cómo fue el acercamiento con Tatiana para dirigir y escribir la película?

Nicolás Celis: Los derechos los compramos Jim Stark y yo; no es la primera vez que trabajo con él, ya sea como productor o como socio, él ha formado parte de mis últimas aventuras. Teníamos los derechos de la novela, pero en ese momento no sabíamos que iba a hacer un proyecto para Tatiana Huezo porque ella aún no había hecho ficción. Entonces, en el momento en el que le pasamos el libro a Tatiana, lo leyó y le gustó muchísimo, conectó desde un principio y de ahí vino la pregunta de si quería dirigir esta película. Fue muy espontáneo. Leyó el libro, se conectó bien con él y dijo que sí.

Una vez que entró al proyecto le preguntamos qué era lo que necesitaba y ella dijo que quería libertad creativa para poder hacer cambios. Eso era algo que ya habíamos dado por sentado porque ella siempre ha sido así, hace cosas muy autorales y personales; ésta no fue la excepción. Estuvo muy padre el proceso, ella se preguntaba por qué le habíamos dado este libro para leerlo y de pronto se sintió muy identificada y se veía haciendo esto.

FICM: Anteriormente habías trabajado con Tatiana Huezo pero este es su primer trabajo de ficción con ella, ¿qué tan diferente fue el proceso?

NC: Yo había trabajado con Tatiana desde El lugar más pequeño (2012), su primer documental y el mío también, después hicimos Tempestad (2016), que se estrenó en 2016 en el Festival de Berlín. Ya llevamos once años trabajando juntos.

Yo creo que el documental y la ficción son cosas totalmente distintas pero realmente, desde mi lado como productor, el proceso es muy similar al final. El desarrollo es lo más importante, el decidir que la película ya está lista para pasarla a la fase de producción. En la ficción necesitas más elementos técnicos y creativos, mientras que en el documental se puede hacer con menos gente, pero al final todas las películas llevan imagen, sonido, música, etcétera, entonces yo no veo al cine de ficción y el documental como monstruos distintos al momento de producirlos. Ataco de manera distinta cada proyecto y siento que Tatiana logró hacer muy bien sus cosas, se preparó, estudio cada escena para prepararla de la mejor forma, aún considerando las cosas que no había hecho antes. Realmente fue un proceso de mucho desarrollo, de trabajo de mesa, de investigación.

FICM: ¿Durante el proceso de investigación se acercaron a la escritora del libro?

NC: Tatiana tuvo toda la libertad de hacer cambios en la historia porque, al final, estábamos haciendo una adaptación. Aunque te inspires y hagas cambios en dos líneas o en todo, siempre está una historia, siempre está contada a partir de los ojos de alguien más. Entonces, yo siento que el hecho de trabajar con los escritores de los libros sólo porque son los escritores tampoco es el camino más orgánico. Pienso que cuando la escritora se enteró que Tatiana Huezo sería la directora de la adaptación de su libro, saltó de felicidad y dejó ir su obra, yo creo que dijo: “Está en muy buenas manos y es momento de Tatiana”.

FICM: ¿Cómo se sienten previo a la presentación de la película en el Festival de Cannes?

NC: Muchos nervios porque a partir del jueves ya la película estará fuera de nuestras manos y queda totalmente en el público. Espero que la vean como yo la veo porque yo estoy muy contento con el resultado. Creo que es un excelente debut de Tatiana en el terreno de ficción; es una cineasta que ha dado pasos muy firmes en cada proyecto que ha hecho y la verdad es que ahora que debutó en la ficción demuestra, en mi opinión, que es una cineasta muy sólida y completa. Al final logra transmitir emociones y empatía en sus películas, y todas ellas son muy humanas y nos pone nerviosos estar ante un público tan grande, donde muchos de ellos son  personas especializadas de la industria. Sabemos que a los festivales de cine se muestran ante programadores de cine que ven las películas y de eso depende la vida que va a tener la película más adelante.

Estamos muy emocionados y contentos con el resultado, es una película con valores por todos lados: grandes actuaciones, excelente fotografía y música. Todas las películas de Tatiana son algo muy notable y muy potente y estamos contando las horas.

El cine mexicano siempre da mucho de qué hablar es muy esperado y todo porque en los últimos años ha dado muy buena nota a nivel mundial. El cine mexicano se ha ido fortaleciendo y la verdad no me sorprende que cada año sea mucho más consistente la presencia de mexicanos. No hemos dado ni un paso para atrás, cada año hay más de una película en los grandes festivales y en las preselecciones de premios como los Oscar y los Goya. Hay una presencia fuerte y creo que eso habla de estos últimos años en los que se ha producido mucho, se ha profesionalizado la industria y se ha hecho mucho. Aún hay trabajo por hacer pero son buenas noticias.