05 · 17 · 21

Miguel M. Delgado y Cantinflas: La prolífera dupla del cine mexicano

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Miguel Melión Delgado fue una figura destacada del cine mexicano ya fuese como actor, guionista o director. Inició su carrera en el mundo del cine como asistente de director y trabajó junto a Miguel Contreras Torres en películas como Juárez y Maximiliano (1934) y La noche del pecado (1933), con Juan Bustillos, Alejandro Galindo, Raphael J. Sevilla, Ramón Peón, Rolando Aguilar, Chano Urueta y Fernando Fuentes. Como asistente de director colaboró en al menos 60 películas.

Fue en 1941 que decide dirigir a Mario Moreno “Cantinflas” en El gendarme desconocido; sin saberlo, esta colaboración se convertiría en el inicio de una gran relación laboral entre el director y el gran actor. De las 134 películas que dirigió, 33 fueron al lado del famoso actor mexicano.

Muchas de las películas que inmortalizaron a Cantinflas fueron dirigidas por Delgado, no por nada se convirtió en su director de cabecera. Bajo la dirección de Delgado, Cantinflas interpretó todo tipo de personajes: a un sacerdote, un bombero, un gendarme, un barrendero, un doctor y muchos más. Para recordar esta gran dupla enumeramos algunas de las grandes películas en las que trabajaron juntos.

Su excelencia (1966)

El señor doctor (1965, dir. Miguel M. Delgado)

En Pepeslavia, poderoso país del bloque oriental, la embajada de la pequeña República de Cocos está a punto de alcanzar una importancia decisiva, ya que en una próxima asamblea que van a celebrar todas las naciones para tratar del futuro del mundo, el voto de la pequeña República podrá decidir el triunfo de uno u otro bloque. En la embajada trabaja el canciller López (Cantinflas), al que todos conocen como “Lopitos” y cuyo cargo es el último de los funcionarios, hasta que un día, por una serie de sucesivos golpes de Estado en su país, alcanza la presidencia el padrino de “Lopitos”, quien inmediatamente nombra a su ahijado embajador en Pepeslavia.

Protagonizada por Cantinflas y Sonia Infante. Fue un éxito en taquilla y es considerada una de las películas más celebres del actor.

El señor doctor (1965, dir. Miguel M. Delgado)

El señor doctor (1965, dir. Miguel M. Delgado)

El señor doctor (1965, dir. Miguel M. Delgado)

El doctor Salvador Medina, un médico pueblerino, decide marcharse a la capital con el fin de progresar en su carrera. Allí se encontrará con un mundo desconocido para él: Rayos X, electroencefalogramas y muchas técnicas sofisticadas que le crearán problemas. Pero no sólo deberá luchar contra los modernos aparatos, sino también con el rígido doctor Villanueva.

El padrecito (1964, dir. Miguel M. Delgado)

El padrecito (1964, dir. Miguel M. Delgado)

El padrecito (1964, dir. Miguel M. Delgado)

A un pueblecito mexicano llega el padre Sebastián (Cantinflas), un joven cura que viene a ayudar al padre Damián en las tareas de la parroquia. Desde el principio, el nuevo sacerdote tropieza con problemas, ya que los feligreses quieren al viejo cura y consideran que el padre Sebastián es un usurpador. Aun así, el curita irá ganándose poco a poco el afecto de la gente. Pero entonces surge un nuevo problema, ya que las autoridades eclesiásticas deciden jubilar al padre Damián.

El analfabeto (1960, dir. Miguel M. Delgado)

El analfabeto (1960, dir. Miguel M. Delgado)

El analfabeto (1960, dir. Miguel M. Delgado)

Comedia protagonizada por Cantinflas , Lili Prado, Ángel Garasa y Sara García.

Inocencio Prieto es un mozo analfabeto que recibe una carta en la que se le comunica que ha heredado una gran fortuna de un tío suyo que acaba de fallecer. Sin embargo, Inocencio no se enterará del contenido de la carta hasta que aprenda a leer y escribir.

El bolero de Raquel (1961, dir. Miguel M. Delgado)

El bolero de Raquel (1961, dir. Miguel M. Delgado)

El bolero de Raquel (1961, dir. Miguel M. Delgado)

Tras la muerte de su mejor amigo, Cantinflas tiene que hacerse cargo de Chavita (Paquito fernández), el hijo del difunto. Deseoso de progresar y tener dinero para mantener al niño, se pondrá a buscar trabajo como un loco, probando diversos empleos. Se propone, sobre todo, satisfacer el mayor deseo de Chavita: tener una pelota, como los demás niños. Pero el destino le tiene reservada más de una sorpresa.