07 · 15 · 21

Javier Espada: “Buñuel puede aportar a los jóvenes una mirada libre, crítica, actual y provocadora”

By: Gabriela Martínez @Gabmartivel

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Este año la se sección Cannes Classics incluyó en su selección el documental Buñuel, un cineasta surrealista, la más reciente producción del cineasta calandino Javier Espada. De acuerdo con el realizador, este documental permitirá a una nueva generación de jóvenes espectadores descubrir a este cineasta universal.

Javier Espada

Javier Espada | FOTO: Tolocha Producciones

Buñuel, un cineasta surrealista recopila el trabajo de revalorización del patrimonio efectuado por las productoras de cine, los titulares de derechos, las cinematecas o los archivos nacionales en todo el mundo, entre otros.

Javier Espada ha dedicado gran parte de su trayectoria a Luis Buñuel, “marcó una parte de mi vida personal y profesional definitivamente, la de cinéfilo, la de investigador y por supuesto la de cineasta, cuya presencia ha sido muy recurrente a lo largo de mi carrera”, afirma.

En el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) tuvimos la oportunidad de conversar vía correo electrónico con Espada, quien nos habló un poco de Buñuel, un cineasta surrealista, que casi de manera involuntaria tuvo su origen en la Cineteca Nacional en México.

FICM: En tu opinión, ¿por qué consideras importante que las nuevas generaciones conozcan la obra de Luis Buñuel?

Javier Espada: En la obra de Buñuel está la esencia de la creación. Como me contaba Jean Claude Carriere, Buñuel, al igual que Goya, están en el cruce de todos los caminos creativos. Buñuel puede aportar a los jóvenes una mirada libre, crítica, actual y provocadora que son, de alguna manera, los pilares del surrealismo.

Tolocha Producciones

Buñuel en el rodaje de Nazarín | FOTO: Tolocha Producciones

FICM: De acuerdo con El Diario del Sur, la idea de realizar este documental surgió de una conferencia impartida en el marco de la inauguración de una exposición dedicada a Luis Buñuel en la Cineteca Nacional, ¿Puedes contarnos un poco más sobre eso? ¿Cómo fue el proceso de adaptar toda esa información en un documental?

JE: La conferencia la impartí en la Cineteca Nacional de México con motivo de la exposición dedicada al cine mexicano de Buñuel, con el título “Buñuel, un surrealista en México”. Durante el confinamiento provocado por la pandemia, encerrado en casa, asumí el reto de transformar la conferencia en el guion de una película documental, con los riesgos que ello conlleva, ya que no es tarea fácil convertir literatura en acción. En el proceso eliminé el carácter didáctico de la conferencia para crear un audiovisual donde el ritmo y el lenguaje cinematográfico saltaran del papel a la gran pantalla.

FICM: Gran parte de tu trayectoria ha estado dedicada a Luis Buñuel, ¿de qué manera te ha influenciado, no sólo a nivel artístico, sino a nivel personal?

JE: He nacido a pocos metros de la casa donde nació Luis Buñuel. Desde el momento en que descubrí a Buñuel en una proyección clandestina en Barcelona, siendo adolescente, de La edad de oro (1930), quedé fascinado por ese cine provocador hecho desde la libertad absoluta con imágenes en blanco y negro que parecían antiguas pero cuyo contenido era de plena actualidad y absolutamente trasgresoras. Desde entonces su cine me sigue conmoviendo y me gusta compartir en mis películas todo lo que me aporta Buñuel.

FICM: ¿Consideras que hoy en día el surrealismo sigue presente en la industria cinematográfica? ¿Qué directores consideras que están recurriendo al surrealismo?

JE: Buñuel decía que el surrealismo solo había triunfado diseñando escaparates de moda y en la publicidad. Pero lo cierto es que en el cine hay muchas escenas de grandes películas en las que los guiños al surrealismo en general y a Buñuel en particular están muy presentes.

La lista de directores sería muy exhaustiva, pero lo más importante es que cada uno de ellos lo hace desde su propia manera de entender el cine, sin imitar a Buñuel, porque Buñuel nos enseña que hay que crear con nuestra cabeza, nuestro corazón, nuestros recuerdos e incluso con nuestras tripas.

Buñuel sigue estando presente. La prueba es que 60 años después de recibir por Viridiana la Palma de Oro en el Festival de Cannes, regresa en un documental proyectado en la sala que hoy en día lleva su nombre.