03 · 3 · 15

Fondeadora: Una manera de democratizar el financiamiento

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

El crowdfunding es una manera efectiva de reunir fondos para una película independiente sin solicitar becas institucionales, aliarse con inversionistas o comprometer la idea original para que responda a intereses comerciales. Norman Müller, director de Fondeadora, la primera plataforma de crowdfunding en México, compartió con el FICM las ventajas de financiar un proyecto por esta vía.

Müller y sus socios, con quienes co-dirige Fondeadora, notaron la necesidad de una plataforma de crowdfunding en México cuando intentaban levantar proyectos creativos en la universidad, mientras estudiaban la carrera de Diseño Industrial. El crowdfunding ya llevaba dos años y medio en Estados Unidos, pero no existía en nuestro país. El primer paso fue educar al público sobre este modo de conseguir dinero: “Mi socio y yo tuvimos que hacer un proceso de evangelización, tocando puertas, hablando del proyecto en las universidades… A algunos no les interesaba porque no lo veían real, pero yo creo que el cambio se dio cuando empezamos a generar historias de éxito, entonces la gente ya nos creyó.”

La Selección Oficial del 12º FICM incluyó cinco trabajos que fueron posibles gracias a Fondeadora.

La Selección Oficial del 12º FICM incluyó cinco trabajos que fueron posibles gracias a Fondeadora.

Fondeadora es una manera de democratizar el financiamiento: “Quien recibe dinero son las personas que reunen a un público, a una gran masa de personas, que creen en su proyecto. No tiene que ver con el dedazo, no tiene que ver con el gerente, no tiene que ver con el director, tiene que ver con el público que le gusta algo, que lo aprecia y que quiere que suceda.”

Para Müller, los tiempos tradicionales para conseguir fondos no aplican para una generación tan dinámica como la nuestra: “Nosotros no podemos esperar un año, un año y medio, para ver si nos dan la beca del gobierno o si el banco nos decide dar un crédito… Fondeadora se ha convertido en la única opción para miles de creativos.”

En el caso de los talentos emergentes del cine en México, Fondeadora sin duda ha dado resultados. La Selección Oficial del 12º FICM incluyó cinco trabajos que fueron posibles gracias a Fondeadora: un largometraje de ficción (Los muertos, de Santiago Mohar), un largometraje documental (La hora de la siesta, de Carolina Platt Soberanes) y tres cortometrajes (Niño de Metal, de Pedro García-Mejía; Reconciliados, de Victoria Franco; y Batallas Latentes, de Pepe Ávila del Pino). Es muy probable que para el 13º FICM esta lista sea aún más larga.

Para los interesados en meter su proyecto a Fondeadora, Müller recomienda considerar que hacer una campaña de crowdfunding es un trabajo de tiempo completo. No sólo es subir el proyecto y esperar a que funcione, sino que es necesario hacer una amplia campaña de promoción: “Es un trabajo que todo creativo debería hacer, si vas a lanzar un proyecto, cuéntale a todo mundo, que todo el mundo sepa lo que vas a hacer y por qué es importante. Finalmente, la ventaja es que el crowdfunding funciona como una meritorcracia: “En Fondeadora, quien hace un gran esfuerzo, lleva a cabo las cosas y consigue la meta.”

Para más información sobre Fondeadora, visita su sitio oficial: fondeadora.mx