07 · 4 · 21

Fernando de Fuentes: Uno de los grandes pioneros del cine nacional

By: Andrea Mora

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Reconocido como el creador del género de la comedia ranchera, Fernando de Fuentes dejó un gran legado en la historia del cine mexicano, sus películas le dieron forma al imaginario cultural del siglo XX.

Fernando de Fuentes Carrau nació en Veracruz el 13 diciembre de 1893 y murió el 4 de julio de 1958 en la Ciudad de México, a tan sólo unos meses de haber recibido la Medalla al Mérito Cinematográfico. Fernando fue un personaje multifacético, con intereses variados y con una mirada particular para plasmar lo que sus ojos veían; pocos como él supieron retratar tan bien la Revolución Mexicana y al “charro cantor” en el cine. Fernando fue guionista, productor y director, siendo esta ultima faceta donde más destacó.

Fernando de Fuentes: Uno de los grandes pioneros del cine nacional

Fernando de Fuentes

El veracruzano fue el realizador de tres películas ambientadas durante la Revolución Mexicana: El prisionero 13 (1933), El compadre Mendoza (1933) y ¡Vámonos con Pancho Villa! (1935). Nadie como él supo llevar a la pantalla grande las imágenes del México postrevolucionario, mostró a los zapatistas, a un Pancho Villa repartiendo maíz desde el vagón de un ferrocarril, tal como escribe Alejandro Ortiz Bullé en su artículo Fernando Fuentes y la búsqueda de un cine de la Revolución Mexicana: Las películas “refieren, con extraordinaria nitidez, la manera en que un país pido volver la mirada hacia su pasado reciente y dejar testimonio de lo que vio o de lo que vivió y sufrió en carne propia”.

En 1936, luego de trabajar al lado de John H. Auer y tener ya una larga lista de películas a sus espaldas, dirigió Allá en el Rancho Grande, una de las grandes películas del cine mexicano y con la que nace el género de la comedia ranchera. La película protagonizada por Tito Guízar creó el primer charro cantor en el cine mexicano, incluso antes de Jorge Negrete y Pedro Infante. La película fue tan exitosa que es la primera comedia ranchera que se distribuyó de forma masiva en los cines latinoamericanos.

Allá en el Rancho Grande (1936, dir. Fernando de Fuentes)

Allá en el Rancho Grande (1936, dir. Fernando de Fuentes)

Además, de Fuentes catapultó la imagen de María Félix cuando le dio el protagónico de su película Doña Barbara (1943), basada en la novela homónima de Romulo Gallegos. A partir de este personaje Félix seria conocida como “La Doña”.

Durante sus años como director, Fernando de Fuentes trabajó al lado de uno de los grandes del cine mexicano: el fotógrafo Gabriel Figueroa. Figueroa fue el encargado de fotografiar sus más grandes películas como ¡Vámonos con Pancho Villa! y Allá en el Rancho Grande.

De Fuentes fue el primer director en filmar a color con su película Así se quieren en Jalisco (1942) y también Jalisco canta en Sevilla (1948) fue la primera coproducción oficial de México con España.