05 · 17 · 19

Del sueño a la realidad: Entrevista al talento de El sueño del Mara’akame

By: Gabriela Martínez @GabbMartivel

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

El sueño del Mara’akame, de Federico Cecchetti, ganadora del Ojo a Primer o Segundo Largometraje Mexicano en el 14° Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), estrena este viernes 17 de mayo en salas comerciales.

Del sueño a la realidad: Entrevista al talento de EL SUEÑO DEL MARA'AKAME

Antonio Parra, Federico Ceccetti, Luciano Bautista e Iván Hernández.

La película cuenta la historia de Nieri, un joven indígena huichol, cuyo sueño es viajar con su banda musical a tocar en un concierto en la Ciudad de México. Pero su padre, que es un Mara’akame (chamán huichol), tiene otros planes para él, pues debe seguir su tradición y encontrar al venado Azul en sus sueños para así poder aprender a sanar y convertirse en Mara’akame como él. Nieri viaja a la ciudad donde, al estar completamente perdido, encontrará su visión.

Durante su presentación en el 14° FICMFederico Cecchetti contó cómo fue concebida la idea de hacer El sueño del Mara’akame: “Todo comenzó cuando conocí a Antonio Parra y me invitó a su comunidad para grabar la clausura de graduación de su hija para tener el recuerdo; fue allá cuando participé en las ceremonias y quedé fascinado y con ganas de hacer un filme. Me di cuenta que una cosa muy importante para esa cultura era la relación que ellos tienen con sus sueños. Me decían que aprenden a curar o a cantar en los sueños, me pregunté cómo era la mejor manera de entrarle a ese mundo. La ficción nos dio herramientas diferentes para acercarnos a esa parte de los personajes”.

Pascual Felix Hernandez, Antonio Parra Haka Temai,Federico Cecchetti, Luciano Bautista Maxa Temai, Ignacio de la Crúz.

Pascual Felix Hernández, Antonio Parra Haka Temai, Federico Cecchetti, Luciano Bautista Maxa Temai, Ignacio de la Cruz en el 14° FICM.

Tuvimos la oportunidad de platicar con el director, el fotógrafo Iván Hernández y los protagonistas de la película Antonio Parra y Luciano Bautista, sobre su experiencia al trabajar en la primera ficcción sobre la cultura wixárika.

FICM: Si alguien les preguntara qué es “el sueño”, ¿cómo se lo explicarían?

Luciano Bautista: Como que te da indicaciones o consejos para tu futura vida, más o menos.

Antonio Parra: Todos los seres humanos soñamos. Un Mara’akame reza y sueña algo importante o especial, por eso es el sueño, eso es lo que trabajamos.

FICM: Federico, ¿cómo ideaste la puesta en escena de la secuencia de la leyenda del niño que sube al sol que se muestra en la primera parte de la película?

Federico Cecchetti: Yo lo que quería era sí plantear que hay distintos niveles de realidad, pero que fuera muy sutil la diferencia entre ellos. Dicen por ahí que los sueños y la vigilia son como la otra mitad de la naranja, pero no son tan diferentes. Entonces, con la premisa de que uno puede aprender en los sueños, que uno puede tener indicaciones en ellos, lo que quería era que fuera muy sutil el paso del sueño a la realidad y que los sueños fueran más reales de lo que parecen y que la vigilia fuera más ensoñada de lo que es. Lo que quería es que no supieras cuándo empezaba el sueño.

FICM: Hay secuencias que se desarrollan en la oscuridad, ¿fue un reto la iluminación?

Iván Hernández: Nunca había reflexionado acerca de ese asunto de la oscuridad porque me parece que es una historia muy luminosa. Específicamente en el asunto de esa escena completa (el relato del niño que sube al sol), Fede y yo hablamos de la historia y todo nos remitía a asuntos documentales que abordan temas desde una perspectiva completamente diferente a la del cine que nosotros estábamos explorando. En ese sentido, la primera mitad de la película se hizo sólo con luz natural y cuando sucede la transición a la ciudad, fue cuando decidimos llevar equipo cinematográfico y plantearlo como una cuestión atmosférica a partir de la visión o indicaciones que tenía el personaje de Lucio en su trayecto cuando conoce al niño enfermo. Fede no quería que fuera como un documental donde el fuego fuera la fuente de luz, entonces decidimos crear algo más extenso.

El resto tiene que ver más con una idea de contraponer la naturaleza con cuestiones artificiales de la ciudad y tratar de hacer un entramado donde cada hilo fuera conectando los planos de realidad como la vigilia, los sueños y la imaginación, diferenciar qué es lo que realmente sucede, qué es lo que imaginan los personajes y qué están soñando.

FICM: ¿Consideran que cada vez hay más espacio en el cine mexicano para los indígenas?

FC: Sí, es un hecho que cada vez hay más representación, que se está buscando ir a esta multiplicidad de mundos que hay en México y nosotros formamos parte de este momento donde queremos contar historias diferentes, estamos en la búsqueda de otro tipo de narrativas y buscamos nutrir al cine de esta riqueza cultural que tenemos en el país.

No digo que seamos pioneros porque ya se ha hecho antes, pero no hay mucho. Somos la primera ficción sobre la cultura wixárika y son contadas las pelis que hay, pero sí percibo que cada vez hay más documentales, más ficciones y yo creo que de aquí para adelante van a haber muchas más.

El sueño del Mara'akame

El sueño del Mara’akame (2016, dir. Federico Cecchetti)

FICM: ¿A nivel personal, qué les deja la película?

VP: Yo creo que a todos los mexicanos y al mundo nos deja muchos recuerdos de la cultura.

LB: Aprendí qué es actuar, cosas que no sabía antes y he aprendido mucho. También ya estoy comprendiendo cómo se hacen las películas.

FC: Hacer esta película me cambió la relación que tengo con mis sueños. Poco tiempo antes de empezarla hice un diario de sueños, ya tiene varios años que lo llevo y cuando empecé a convivir con ellos (Víctor Parra y Luciano Bautista) y trabajar, me di cuenta de que hay mucho del “sueño”, pasa que te empiezas a programar para soñar.

Por ejemplo, fui a la peregrinación a Wirikuta un par de veces, a algunos lugares sagrados y ahí mis sueños empezaron a cambiar y soñaba con que estaba en la sierra, con que iba al desierto, que iba a Wirikuta y encontraba “la medicina” (peyote) y pues aprendí que mientras más atención le pones a los sueños, más te hablan. Es algo que a veces descuidamos mucho, pero creo que esa es la clave de lo que yo entiendo que hace el Mara’akame, siempre le pone atención a sus sueños y está buscando algo en ellos. Ahí es donde se empiezan a manifestar y te empiezan a decir, como Lucio decía, las indicaciones de por dónde ir.

Entendí que todo el ritual, no sólo la peregrinación, dura todo el año. Todo lo que hacen es para conectar los lugares sagrados por el bien de la tierra, como para mantener el equilibrio del universo.

Una vez un amigo Mara’akame, que es primo de Toño, me dijo una frase que me dejó pensando mucho: “Nosostros los wiras ya nos hubiéramos ido si no fuera por ustedes, los tewaris“. Aún no acabo de entender lo que quería decirme.

IH: Algo que me pasó es que me abrió mucho la conciencia a nivel de saber desde dónde miramos o a lo que le damos importancia, el valor que tiene el ser y a no sólo ver con los ojos, sino desde el corazón. Para mi fue muy fuerte porque me volteó por completo, ésta idea de entendernos no sólo desde el lugar en el que estamos presentes, sino del lugar desde donde habitamos por dentro y cómo todo te lleva a vivir al día siguiente.