05 · 6 · 18

El FICM lamenta el fallecimiento de Pierre Rissient

El Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) lamenta con profundo dolor la irreparable pérdida del magnífico Pierre Rissient, figura imprescindible en la historia del cine mundial, amigo entrañable del FICM y personalidad clave del Festival de Cine de Cannes por más de cinco décadas.

Pierre Rissient, quien falleció el 5 de mayo, asistió al FICM cuatro años consecutivos, desde 2014 hasta 2017. En 2016, durante la presentación del documental Gentleman Rissient (2016), dirigido por Benoît Jacquot, Pascal Merigeau y Guy Séligmann, Rissient declaró que “en la vida no se puede hacer nada sin pasión. Es algo que decides tener, o lo tienes dentro o no lo tienes”.

Pierre Rissient

Realizador, guionista, productor, publicista, programador y distribuidor, Rissient desempeñó con maestría todos los roles que lo llevaron a convertirse en una de las personalidades más influyentes en la cinematografía mundial. Después de iniciar su carrera como programador en en el cine Mac Mahon de París, en los años cincuenta, y participar como asistente de producción de Jean-Luc Godard en À bout de souffle (1960), colaboró tras bambalinas para lograr que los engranajes del cine dieran espacio a cineastas emergentes o desconocidos en su momento, contribuyendo a consolidar las carreras de directores como Quentin Tarantino, Abbas Kiarostami, Jane Campion, Clint Eastwood, John Boorman y Sydney Pollack, entre muchos otros.

Precursor de la entrada de cine asiático a los circuitos europeos, abrió camino para que las artes marciales de las obras maestras chinas entraran al circuito de Cannes con A Touch of Zen (1971) de King Hu. La industria le dio el sobrenombre de “guerrero samurai” del gremio, pues fue un asiduo defensor de los proyectos y directores que valoraba.

Dirigió las películas Alibis (1977) y Cinq et la peau (1982).

Su ejemplo seguirá vivo a través de su trabajo incomparable y su recuerdo. Que descanse en paz.