08 · 7 · 17

Los cinco cortometrajes que definieron la historia de Pixar

Por: Berenice Andrade

Mucho tiempo antes de convertirse en el estudio de animación creador de algunas de las películas más exitosas de los últimos años, Pixar batalló para hacerse de un lugar en el mundo del entretenimiento a través de la animación digital.

En lo que podríamos llamar su prehistoria —a finales de los años 70 cuando era la división de desarrollo de gráficos de Lucasfilm—, y cuando inició formalmente su historia —después de que Steve Jobs la comprara y se convirtiera en una pequeña compañía de desarrollo y venta de hardware— Pixar produjo cinco cortometrajes que definieron su giro.

De la mano del animador John Lasseter, actual director creativo de Pixar y del estudio de animación de Disney, Pixar creó pequeñas historias para demostrar la capacidad de sus desarrollos tecnológicos, principalmente de la Pixar Image Computer. Pero, sobre todo, para perseguir el objetivo de convertirse en un estudio de animación.

Esos primeros cortometrajes marcaron el nuevo rumbo que tomaría la animación a partir de la década de los 90, e iniciaron la tradición de Pixar de realizar cortometrajes y presentarlos como “teloneros” de sus largometrajes.

A la distancia pueden sentirse “viejos”, pero estos cinco cortometrajes fueron los precursores de algunas de las más asombrosas producciones de animación del siglo XXI.

The Adventures of André and Wally B. (1984)

Dirigido por Alvy Ray Smith, uno de los fundadores de Pixar, y animado por John Lasseter, este cortometraje fue el primero que el equipo de Graphics Group de Lucasfilm animó en 3D. Sólo podían ser animadas figuras geométricas. El corto fue tan innovador en su tiempo, que logró llamar la atención de Steve Jobs.

Luxo Jr. (1986)

John Lasseter ideó, dirigió y animó este cortometraje sobre una lamparita Luxo que juega con una pelota. Lasseter estaba aprendiendo a hacer modelos, entonces escogió para practicar lo que tenía más a la mano: la lámpara de su escritorio. Luxor Jr. fue nominado al Oscar por Mejor Cortometraje Animado en 1987, y la lamparita juguetona se convirtió en el símbolo de Pixar. El corto inauguró la nueva etapa de Pixar, ya como compañía independiente de Lucasfilm.

Red’s Dream (1987)

Después del éxito de Luxo Jr., Lasseter lideró la producción de un cortometraje sobre un monociclo que sueña con ser la estrella de una rutina de clown. Con este corto, Pixar exploró el territorio de las imágenes nocturnas animadas, poco comunes en aquel tiempo.

Tin Toy (1989)

A pesar de la crisis financiera por la que atravesaba Pixar, Lasseter y su equipo realizaron este cortometraje para probar el software PhotoRealistic RenderMan. La historia de un juguete que huye de un bebé ganó el Oscar a Mejor Cortometraje en 1988, y atrajo la atención de Disney, con quien Pixar se asociaría en 1991 para producir Toy Story (dir. John Lasseter, 1995).

Knick Knack (1989)

Este cortometraje es el último que Pixar realizó como compañía productora de hardware, previo al lanzamiento de Toy Story y su consolidación como un estudio de animación. Dirigido nuevamente por John Lasseter, cuenta la historia de un muñeco de nieve de plásticos que se quiere unir a la fiesta de souvenirs veraniegos.