03 · 22 · 18

¿Cómo funcionan las paletas de colores en el cine?

Por: Gabriela Martínez @GabbMartivel

El color es un elemento importante en el cine; describe ambientes, personajes e incluso sensaciones específicas. Lograr esto es una tarea del equipo de diseño de producción, pero ¿cómo se hace?

Con ayuda del círculo cromático es posible establecer criterios para determinar los colores que aparecerán en pantalla. Conoce las cinco formas más comunes que los coloristas utilizan para elegir la paleta de colores de una película:

Esquema de color complementario

Es el esquema más empleado. Consiste en elegir los colores que se ven opuestos en el círculo cromático y que por lo tanto se complementan. Un ejemplo del uso de este esquema es Insólito destino de Guy Ritchie (2002).

Esquema de color combinado

Este esquema, en lugar de buscar un solo color complementario, busca dos. Con él es posible mantener el contraste pero de una forma más discreta al difuminar dos colores complementarios en lugar de uno. Un ejemplo es Donde Viven los Monstruos de Spike Jonze (2009).

Esquema de color análogo

Los colores análogos son los que se encuentran cerca dentro del círculo cromático. Con esta combinación se logra mayor armonía, siempre que la elección de colores se mantenga dentro del esquema de colores cálidos o colores fríos. También puede funcionar si se elige un color predominante, otro que lo acompañe y el blanco o negro que acentúe a los otros dos. Este esquema funciona para los exteriores. Un ejemplo es Spring Breakers de Benoît Debie (2012).

Esquema de color triádico

Son tres colores que se encuentran espaciados de forma equitativa dentro del círculo cromático. Uno de ellos predomina sobre los otros dos, los cuales tienen como función resaltar al color principal. Es importante que no se vean saturados,por lo tanto es uno de los esquemas más difíciles de utilizar. Un ejemplo es Amarcord de Federico Fellini (1973).

Esquema de color tetrádico

Este esquema funciona con cuatro colores espaciados de forma equitativa y crea la sensación de armonía excesiva. Son dos pares de colores, de los cuales dos se acercan más entre sí que los otros, de tal manera que se dibuja un rectángulo en el círculo cromático. Un ejemplo es Irma la dulce de Billy Wilder (1963).