Pasar al contenido principal

¡Ánimo, juventud!: Una comedia sobre el tránsito hacia la adultez

Martín, Daniel, Dulce y Pedro son cuatro adolescentes que enfrentan la tragedia y lo absurdo que a veces puede resultar ser joven en la Ciudad de México. Entre corazones rotos, el deseo de ser tratado como adultos y la aparente necesidad de encajar en la sociedad, ¡Ánimo, juventud! (2020), de Carlos Armella, hace una sarcástica invitación a los adolescentes a no rendirse y seguir adelante a pesar de lo complicada que pueda parecer la vida durante esta etapa.

La película formó parte de la Selección oficial del 18° Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), donde el actor Mario Palmerín obtuvo una Mención Especial a Actor de Largometraje Mexicano por su trabajo en esta comedia.

¡Ánimo, juventud! (2020, dir. Carlos Armella)¡Ánimo, juventud! (2020, dir. Carlos Armella)

FICM: Algo interesante dentro de la película son las actuaciones de todos y la elección de los lugares son muy naturales. Nos puedes contar un poco, Carlos, ¿cómo fue la elección de los lugares?

CA: Desde que la escribí yo quería una película muy chilanga, muy de la Ciudad de México, pero no quería la Ciudad de México de los monumentos históricos, ni las colonias muy aspiracionales, creo que eso es para otro tipo de comedia, muy usado, muy visto. Yo quería esta ciudad de México que yo siento que tiene esta parte sucia, desgasta, muy vívida; esa fue la premisa, los espacios, las casas. No quiero que se vean recientemente pintados, no quiero una colonia que esté colorida, yo quiero la pintura desgastada la pintura que tiene 20 años que le dieron su ultima mano, y que se siente así "rasposa". Quería algo que se sintiera más del día a día, de lo ordinario, y una historia más vivida, tampoco queríamos una película del arrabal, queríamos buscar otra atmosfera más natural; los personajes también, pensar que son chicos que puedes encontrarlos en la calle, en el metro, quería algo con lo que todos podamos identificarnos en la vida diaria, yo quería estar en ese punto medio donde se representara a la Ciudad de México y su gente.

FICM: La película se siente muy fresca porque muy pocas veces se habla de estas cuestiones de los jóvenes, de qué es crecer, qué es ser joven. ¿Qué me pueden decir de cómo se sintieron al hacer esta película? Tú, Mario, ¿Te sentiste representado como joven? ¿Qué te genero ver este cine distinto que no se va ni a la periferia ni a las cosas super trágicas, sino que habla de la realidad actual de los jóvenes en el siglo XXI?

MP: Pues cuando yo leí el guion me di cuenta que Carlos tiene razón es una película que te muestra la realidad, son situaciones reales y yo no me identifique porque no he vivido situaciones similares a las de los personajes, pero en mi entorno, mis amigos, donde crecí lo veo y es muy real. Yo se que el cine tiene un poco de ficción, pero en este caso son cosas reales, creo que muchos jóvenes necesitamos ver que podemos expresarnos y podemos hacer muchas cosas. Son situaciones reales, los personajes se ven adaptados a su situación, todo embono muy bien.

CA: Para mí esta ese lado realista y también quería tocar ese punto del absurdo que creo que se percibe más en la historia de Pedro, que tiene un sentido metafórico de este adolescente incomprendido, pero desde un sentido en que te puedes identificar en sus relaciones con sus hermanos, con sus papás, con el director de la escuela. Algunas partes vienen de experiencias personales de mi adolescencia trasladados a otras historias y otros personajes, para mi este es el punto de partida donde me voy convenciendo de que este es el trabajo que quiero hacer si yo me identifico voy a encontrar más gente que se va a identificar porque yo no soy un alienígena.