11 · 16 · 17

Ganadores del 15° FICM: entrevista a Sofía Carrillo

Por: Gabriela Martínez @GabbMartivel

Fue durante el tercer Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), en 2005, cuando Sofía Carrillo participó por primera vez en el festival con su cortometraje Vértigo, ganador del Apoyo a Producciones del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Jalisco. Desde entonces se ha convertido en un personaje frecuente en la memoria del FICM, pues no es la primera vez que gana el Ojo a Cortometraje de Animación Mexicano: en 2011 y 2013 repitió esta hazaña con sus cortos Pita Noire La casa triste.

En la decimoquinta edición del festival, Sofía Carrillo se llevó nuevamente el Ojo a casa gracias a su cortometraje Cerulia, el cual cuenta la historia de una niña que inicia un viaje para despedirse de la casa de su niñez, ahora en venta, pero los recuerdos y la presencia de los abuelos no la dejarán partir.

Sofía Carrillo, directora de Cerulia

Sofía Carrillo, directora de Cerulia, ganadora del Ojo a Cortometraje de Animación Mexicano, 15° FICM.

Para celebrar este logro, Sofía Carrillo comparte su experiencia con Cerulia y el Festival Internacional de Cine de Morelia.

¿Cómo desarrollaste el proyecto?

Cerulia está basada en un cuento sobre los abuelos que escribí cuando tenía 17 o 18 años. Ellos estaban en el jardín trasero de su casa y se les caían los cabellos como hojas otoñales. La idea de este cuento surgió a los 15 o 16 años, cuando murió mi abuelo. Empecé a escribirlo y salió casi espontáneamente.

Me gusta trabajar mucho con capas. Por un lado puedes ver el tema del otro yo, pero también capta esta sensación del apego y la idea de seguir adelante con tu vida. La casa de mis abuelos sí se vende desde hace muchos años, entonces decidí incorporar eso también.

Cerulia, dir. Sofía Carrillo.

Cerulia era una oportunidad para volver a lo que había hecho antes. El estilo de animación de El corazón del sastre fue distinto, un poco menos oscuro, pero con este corto quise retomar lo que había estado haciendo antes.

¿Cómo ha influido el FICM en tu carrera?

La segunda o tercera edición fue la primera vez que fui porque era directora de arte de otros proyectos que participaron, pero en 2005 fui por primera vez como directora. Desde entonces he visto cómo ha crecido y cómo me ha dado un impulso grandísimo porque es un festival muy prestigioso.

El festival tiene mucho que ver con el desarrollo de La casa triste Cerulia, pues gracias a los premios y el apoyo pude desarrollar esos dos proyectos. Por ejemplo, cuando gané en 2013 con la La casa triste, me apoyaron con latas que me han servido para filmar mi próximo proyecto. Digamos que me siento como una hija del festival.

Me gusta que te da la oportunidad de ver el trabajo de los demás realizadores y por eso tiene un papel tan importante en el cine mexicano.

Cerulia, de Sofía Carrillo.

Cerulia, de Sofía Carrillo.

Es muy agradable siempre ver caras conocidas. Son como reuniones de amigos que nos terminamos encontrando en Morelia cada año. Esta edición, en particular, fue muy especial para mi por las clases magistrales que dio Guillermo del Toro en el Teatro Ocampo. La verdad es que sigo encandilada con esta edición.

¿Qué película proyectada en el FICM te ha gustado más?

El premio, de Paula Markovitch.

¿A qué personalidad te gustaría conocer en alguna edición del festival?

A Terry Gilliam, porque me parece un oso polar en extinción por su trabajo. Es como un Quijote moderno. A Wes Anderson también y a Michel Gondry.