01 · 23 · 20

Montaje o edición: más que una secuencia de planos

Por: Aranza Flores @Alvayeah

A la coordinación de un plano con el siguiente, es decir, la configuración del orden narrativo y rítmico de una película se le conoce como edición o montaje. El editor o editora contribuye en gran medida a la organización de una cinta y tiene en sus manos el efecto que causará el producto final en los espectadores.

Shichinin no samurai (1954, dir. Akira Kurosawa)

Durante los años veinte, el cineasta Lev Vladímirovich Kuleshov, pionero del cine soviético, y su aprendiz, Sergei Eisenstein, estudiaron el trabajo del cineasta estadounidense D.W. Griffith para entender y reproducir un fenómeno específico: el orden en la posición de los planos y su alternancia con objetos y expresiones de los actores cambia completamente el mensaje de una toma. 

De esta manera, el espectador, mediante un proceso creativo, relaciona lo que ve en cada plano: a este hecho se le conoce como el efecto Kuleshov. El experimento del ruso para comprobar esta teoría consistió en poner al actor Ivan Mozzhukhin con expresiones ambiguas, después de un plato de sopa, un bebé en un ataúd y una mujer, de manera que cada espectador tuviera una interpretación distinta.

Sergei Eisenstein fue un teórico cinematográfico que profundizó en el sentido emotivo del montaje, y argumenta que la capacidad expresiva de una obra no sólo reside en el hilo argumental, sino en la manera en que se planifica y cómo el director logra explotar cada uno de los elementos presentes, como la dirección de arte, la fotografía y la iluminación.

Sergei Ensestein

Antes, el proceso era cortar literalmente pedazos de los rollos para darle a la historia continuidad. Hoy en día es un proceso que se hace en programas que permiten no sólo la edición de video, sino también la de sonido. Existen varios tipos, dependiendo de la temporalidad y la totalidad del relato.

Gone with the Wind  (1941, dir.  Victor Fleming)

La edición cinematográfica es un trabajo en conjunto de la ideología de la película y la técnica que utiliza la producción en esta. Respecto a ello, la ganadora de tres Premios Oscar a Mejor Montaje y eterna colaboradora del aclamado director Martin Scorsese, Thelma Schoonmaker, ahora nominada por su trabajo en El irlandés, de Martin Scorsese, expresa que

“El director y yo editamos la película juntos. Es un juego de ideas muy animado y maravilloso. Todos trabajamos buscando el mismo objetivo, que es hacer lo correcto para la película. Creo que lo más maravilloso de la edición es que te dan toda esta materia prima y es tu trabajo tomar decisiones en cómo enfocar la escena. Creo que todas esas decisiones que tomamos sobre cómo dar forma a una secuencia es el acto más increíblemente creativo que cualquiera puede tener”.

Thelma Schoonmaker

Así, tanto la persona que edita como el director o directora están en constante intercambio de ideas, de manera que el montaje logre transmitir no sólo la historia, sino construir un ambiente, generar tensiones o ir mucho más allá de una imagen.

El editor surcoreano Jinmo Yang, quien está nominado al Oscar por Mejor Montaje por su increíble trabajo en Parasite, de Bong Joon-ho, comenta que también es importante poner el toque personal del trabajo de edición en cada toma.

Parasite (2019, dir. Bong Joon-ho)

“Cuando entro en la sala de edición, miro el guión gráfico al principio. Pero a medida que avanzo en mi proceso de edición, dejo de mirar el guión porque termino atrapado en lo que está en las páginas. Mi trabajo es tomar las mejores decisiones de una situación ya determinada” , expresó Yang.

Jinmo, quien ha trabajado para Bong Joon-ho en otras producciones como Okja (2017) y Snowpiercer (2013), también menciona que “cuando veo las tomas que filmó el director Bong, es casi todo lo mismo que lo que hizo en el storyboard. Pero en el cine, como en la vida, no todos los planes funcionan. Entonces, a veces las tomas realmente no funcionan tan bien como había planeado. Editar esas secuencias es la parte más fascinante para mí”.

Algunas películas que han destacado por su montaje son The Godfather (1972, dir. Francis Coppola) editada por William Reynolds y Peter Zinner; Gone with the Wind  (1941, dir.  Victor Fleming), por James E. Newcon y Hal C. Kern; Shichinin no samurai (1954, dir. Akira Kurosawa), editada por el director, y Raging Bull (1980, dir. Martin Scorsese), editada por Thelma Schoonmaker, la cual le valió un Oscar.

El montaje de una película está estrechamente relacionado con la experiencia de cada uno de los espectadores y se realiza generalmente después de las grabaciones. Todo lo que sucede en una cinta depende mucho de la secuencia de planos, sin embargo, no es necesa­riamente la técnica cinematográfica más importante, pero contribuye en gran medida a la organización.