11 · 1 · 21

“Ghostbusters fue una experiencia emocional para Jason y para mí”: Ivan Reitman en master class con Jason Reitman

Por: Andrea Mora

En el marco de la 19ª edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), Jason Reitman ofreció una master class en Cinépolis Centro, en la cual participó  de manera virtual su padre, el también cineasta Ivan Reitman

Con una sala casi a reventar, un público ansioso de ver a los directores y algunos fans disfrazados como cazafantasmas, Jason Reitman llegó a la sala cuatro de Cinépolis. El joven director reiteró su agradecimiento y se mostró muy contento de que su filme se estrene en Morelia en día de muertos.

Oscar Uriel, Jason Reitman

Ghostbusters es una película sobre la familia!, sentenció Jason, y por lo tanto también está dedicada a toda la familia, “mi padre y yo hicimos una película para todos”. Jason sabe que todo alrededor de la película se refiere a los lazos familiares. Lo familiar no sólo es el tema de su película, también lo fue el proceso de grabación, pues durante el rodaje su padre Ivan Reitman, no sólo fue el productor, también fue un punto de apoyo central en su proceso como director. Ivan visitó todos los días el set de la película y le presentó sugerencias a su hijo.

Desde los Ángeles, Ivan Reitman señaló lo increíble que fue participar en el proyecto con su hijo, quien aceptaba sus comentarios y sugerencias: “Trabajar juntos fue una experiencia emocional para los dos”, comentó. También sabe que Ghostbusters hace mucho dejó de ser su película, pues para él es claro que el filme le pertenece al público. 

Jason Reitman, Ivan Reitman

Como director, Jason Reitman cree que el cast es una de las partes más importantes durante el rodaje, y uno de los tantos aciertos que tuvo en Ghostbusters fueron los actores con los que trabajó. Para él, gran parte de la película se debe a la improvisación que realizaron los actores; muchas de las escenas más icónicas de la película no las escribió él, fueron ideas de los actores, en específico de Paul Rudd: “Paul Rudd es una de las personas más divertidas en el mundo, es tan bueno que nos hace ver como mejores directores”, confesó. Además de Paul Rudd, en la película también participa Annie Potts, Finn Wolfhard y muchos actores más a quienes describe como “brillantes e increíbles”.

Además de algunas reflexiones sobre su filmografía, ambos directores reiteraron su amor al cine y cómo hacer películas los ha unido como familia. Jason Reitman incluso comentó que los mejores recuerdos de su infancia son con su padre mientras editaban películas. También reconoce entre bromas que seguramente tuvo la infancia más afortunada del mundo pues creció entre set de películas y actores; por lo tanto, esta película es también un legado de su padre.

Jason Reitman tiene claro que “Una película es un espejo”, cada persona ve en sus películas aquello en lo que cree. Su cine trata de mostrar lo complejo que son las relaciones humanas, y que las personas no caben en lo “bueno” y “malo”.