11 · 15 · 12

Federico Cantú de El Fanzine recomienda L’Atalante, de Jean Vigo

Por: Federico Cantú, colaborador de El Fanzine

{{L'Atalante}} (1934), de Jean Vigo

El filme es como la poesía, L’Atalante tiene una capacidad estética, sintética y expresiva. Contiene la vida en miniatura; hay vida y muerte, amor y desamor, peleas y reconciliación, humor, lujuria, robos, gatos, ríos y barcos.

Jean Vigo y el buque L’Atalante hacen un viaje por el Senna desde el puerto de Le Havre hasta París. Los personajes de Jean Dasté y Dita Parlo contraen matrimonio al inicio de la película. Parlo vive en un pueblito en vías de industrialización; la invade un anhelo por conocer París, la gran ciudad, anhelo que a su vez la llena de ganas de reinventarse. Parece sencillo recorrer un río y llegar a la gran ciudad. Después de un breve enamoramiento, los recién casados demuestran su incapacidad de conocer a la contraparte con la que se están casando y la gran aventura que puede llegar a ser, aventura que a su vez pone a prueba a Jean en sus ataques de celos -justificados o no-, quien jamás pierde la simpatía ni el ingenio.

La síntesis de elementos necesarios en el filme para situar al espectador dentro de la historia son mínimos, así como el virtuosismo de Vigo para generar comedia ligera y cine espontáneo y creativo. La búsqueda por la creatividad en la película parece parte del motivo de Vigo para filmarla; es una constante búsqueda por no obedecer los lenguajes cinematográficos establecidos y apostar en cada nuevo emplazamiento por algo distinto; más allá de que la búsqueda de personalidad es una búsqueda por crear.

El filme fue fotografiado -además de por Jean-Paul Alphen y Louis Berger- por el amigo de Vigo y fotógrafo de todos sus filmes: Boris Kaufman, quien fue hermano de Dziga Vertov (Man with a Movie Camera, 1929). De ahí que se haga mucha referencia a la combinación anarquista de Vigo junto con el ojo avant gard característico de los soviéticos. Y si bien el filme es de 1934 es más moderno que gran parte del cine actual, no en la técnica, sí en la capacidad de inventar su propio lenguaje.

Michel Simon interpreta a Le père Jules y es sin duda la chispa del anarquismo influyendo la vida; marinero tatuado y carismático que hace en sí todas las labores del barco, es él quien lo maneja y Jean es tan sólo la imagen del capitán. El mundo que representa Simon es del marinero cosmopolita, lleno de cultura, alguien que no era tratado en tierra con tanto respeto pero que en sí conocía el mundo mucho más que todos los demás, pues tenía más presente cómo es el mundo más allá del puerto.

L’Atalante es el único largometraje del realizador galo Jean Vigo, quien enferma al final del rodaje de la película y muere a causa de la tuberculosis.

Miguel Almereyda, padre de Jean Vigo, fue un famoso editor francés que tuvo un periódico de nombre Le Bonnet rouge en el cual cuestionaba la relación franco-alemana, y que podría catalogarse hoy en día como de izquierda, lo que le costó la vida a Almereyda, y dejó a Vigo en un orfanato. Esta experiencia le sirvió de inspiración para Zero de Conduite (1933), mediometraje que sirvió a Truffaut de inspiración para su obra maestra Les quatre cents coups (1959).

La película es inspiración pura, razón probable por la que Michel Gondry, quien no gusta de ver cine contemporáneo, le haya hecho un homenaje a este genio de la creación.