05 · 14 · 18

El cine documental de Spike Lee

Por: Alonso Díaz de la Vega @diazdelavega1

No es difícil decir que Spike Lee es el director afroamericano más importante desde Oscar Micheaux. Pionero singular por introducir temas raciales en una industria dominada por los anglosajones blancos y protestantes, Micheaux resaltó también por hacerlo con un ingenio notable. Lee, por su parte, se ha distinguido como un cineasta influyente en la segunda mitad del siglo pasado con su estilo enérgico que incluye planos en contrapicada más inclinados de lo usual, repentinos cambios de formato de filmación e inolvidables dolly-shots, que hacen de los personajes fantasmas desorientados en un mundo de desigualdades y resentimientos.

Spike Lee

Spike Lee

Pero así como su carrera en la ficción ha sido prolífica y variada, su obra documental revela una preocupación inacabable por los temas de la vida afroamericana. Lee ha indagado en el deporte, el racismo, el humor, la música, en un intento por recrear, en los muchos fragmentos que son sus películas, una imagen vasta de su comunidad. Es una labor que normaliza la cultura de Lee y que nos invita a reconocer tanto sus peculiaridades como sus cualidades universales, de la angustia al triunfo.

Dos películas funcionan en ese sentido particular de la normalización: Kobe Doin’ Work (2009) y Michael Jackson. De la Motown a Off the Wall (2016). Sus protagonistas, Kobe Bryant y Michael Jackson, no se perciben distintos de sus espectadores por su raza sino por su genio. En el documental sobre Bryant, Lee captura un partido de los Lakers contra los San Antonio Spurs, pero siempre centrando la atención de sus cámaras en su personaje principal. El propio Bryant añade su comentario a todas sus acciones en un intento por describir sus estrategias, sus percepciones sobre la cancha e incluso datos anecdóticos que revelan su consciencia como un entramado genial que lo ha consagrado como uno de los mayores jugadores de basquetbol en la historia.

Michael Jackson. De la Motown a Off the Wall (2016, dir. Spike Lee)

Michael Jackson. De la Motown a Off the Wall (2016, dir. Spike Lee)

En De la Motown a Off the Wall, Lee usa un enfoque más periodístico para seguir la carrera de Michael Jackson desde sus inicios con sus hermanos hasta su primer álbum como solista, que resulta ser uno de los discos esenciales de finales de los 70. En entrevistas con familia, amigos, colaboradores y admiradores, nos encontramos con un individuo que triunfó por encima de los estereotipos y se consolidó como una de las figuras esenciales de la música popular. Un buen complemento sería Bad 25 (2012), la película de Lee sobre el álbum definitivo de Jackson en los 80.

El humor es también una peculiaridad de cualquier cultura. The Original Kings of Comedy (2000) nos muestra una función de los comediantes Steve Harvey, D.J. Hughley, Cedric the Entertainer y Bernie Mac, donde los cuatro exploran desde las tensiones raciales hasta el estilo afroamericano de fumar y de conducir una nave espacial. En sus hilarantes monólogos se aparecen los detalles de sus vidas cotidianas, que espectadores de cualquier contexto podrán identificar.

Cuatro niñas (1997, dir. Spike Lee)

Cuatro niñas (1997, dir. Spike Lee)

Quizá los dos documentales más importantes de Lee son los más políticos. El primero, Cuatro niñas (1997), le ganó una nominación al Oscar por narrar la vida de cuatro niñas y su muerte en una iglesia de Alabama en 1963. La singularidad de la historia es que estas niñas participaron en la lucha por los derechos civiles de la comunidad afroamericana y fueron asesinadas en un bombardeo. El método, de nuevo, es periodístico, pero los destellos formales de Lee le dan al filme una personalidad única y llegan a un momento de patetismo devastador cuando vemos al ex gobernador de Alabama, George Wallace, queriendo demostrar que no es un racista porque su mayordomo tiene piel negra.

When the Levees Broke: A Requiem in Four Acts (2006) es probablemente la obra maestra de Spike Lee. Dividida en cuatro episodios, esta miniserie es una historia oral del Huracán Katrina y sus consecuencias, que exponen el racismo de las instituciones, el fracaso de un ejército que sólo sabe combatir y no rescatar, y la llana desilusión de ser pobre y afroamericano. En muchos sentidos es el testamento de un hombre que ha dedicado su filmografía a gritar en nombre de su raza clamando igualdad y sobre todo justicia.