01 · 15 · 20

Cine y música: Compositores en el cine mexicano

Por: Aranza Flores @Alvayeah

Uno de los elementos cruciales en una película es su banda sonora: desde la representación de un mal augurio, hasta la evocación de memorias pasadas en forma de recuerdos. Sin duda, en el cine, sobretodo en el mexicano, la música es una de las características esenciales para la construcción de un ambiente y de una identidad.

Traemos para ti cinco compositores mexicanos que han formado parte de la industria cinematográfica.

Silvestre Revueltas

Silvestre Revueltas

Silvestre Revueltas

Filmada en Alvarado, Veracruz, Redes (1936, dir. Fred Zinnemann, Emilio Gómez Muriel) retrata la dominación política a través de la economía local de los pescadores. Está protagonizada por Silvio Hernández, David Valle González, Rafael Hinojosa y Antonio Lara y también cuenta con actuaciones de pescadores reales.

La música de esta cinta fue compuesta por el músico Silvestre Revueltas, violinista y director de orquesta mexicano, hermano de Rosaura, José y Fermín Revueltas. Es considerado uno de los compositores más importantes de nuestro país y musicalizó otras cintas como La noche de los mayas (1939) y Los de abajo (1940) del director Chano Urueta y Vámonos con Pancho Villa (1935), de Fernando de Fuentes.

La musicalización de Redes le valió a Revueltas volverse uno de los primeros compositores para música de cine sonoro junto con Serguei Prokofiev.

Raúl Lavista

Raúl Lavista

Raúl Lavista

Raúl Lavista, uno de los compositores de música para cine más reconocidos en todo el mundo, realizó la partitura para El ángel exterminador (1962), de Luis Buñuel, cinta que retrata a un grupo de integrantes de la alta sociedad que quedan atrapados en un cuarto, sin aparente razón. Conforme pasan los días, los modales y la educación quedan de lado para dejar paso a un comportamiento salvaje. Protagonizado por Silvia Pinal, Enrique García Álvarez y Luis Beristáin, este filme surrealista es uno de los más importantes de Buñuel.

Lavista compuso la partitura musical de trescientas sesenta películas mexicanas y norteamericanas, entre las que destacan Dos monjes (1934) de Juan Bustillo Oro, Macario (1960) de Roberto Gavaldón y Susana (1951) y Simón del desierto (1965) del mismo Buñuel.

Carlos Jiménez Mabarak

Carlos Jiménez Mabarak

Carlos Jiménez Mabarak

La música de Tiempo de morir (1965), de Arturo Ripstein fue realizada por el mexicano Carlos Jiménez Mabarak, uno de los compositores mexicanos de mayor producción del siglo XX. La película sigue a un expistolero liberado de la cárcel regresa a su pueblo natal para vivir en calma. Los hijos de un hombre al que asesinó lo buscan para enfrentarse a un duelo con él. El guion fue escrito por Carlos Fuentes, y está basado en un argumento de Gabriel García Márquez.

La obra de Jiménez Mabarak, Fanfarria Olímpica, fue seleccionada para los Juegos Olímpicos en México en 1968. Además, su trabajo en la cinta Veneno para las hadas (1984, dir. Carlos Enrique Taboada) le valió un Ariel a Mejor Música Original.

Joaquín Gutiérrez Heras

Joaquín Gutiérrez Heras

Joaquín Gutiérrez Heras

Naufragio (1978), de Jaime Humberto Hermosillo, es un drama mexicano basado en el relato Mañana, de Joseph Conrad, que narra la historia de una mujer que añora el regreso de su hijo, un marinero que partió para conocer el mundo.

La cinta ganó el Premio Ariel a Mejor Música, compuesta por Joaquín Gutiérrez Heras, quien en 2008 recibió la Medalla Salvador Toscano por su labor en la música mexicana. Gutiérrez Heras fue director de Radio UNAM de 1966 a 1978, así como maestro de análisis en el Conservatorio Nacional de 1969 a 1970.

Realizó las partituras musicales de cintas como El cumpleaños del perro (1974) y El corazón de la noche (1983) del director Jaime Humberto Hermosillo.

Arturo Márquez

Arturo Márquez

Arturo Márquez

Basada en la novela del escritor Jorge Ibargüengoitia, Dos crímenes (1994), de Roberto Sneider, gira en torno a dos misteriosos crímenes cometidos en un pueblo llamado Muérdago, relata la historia de Marcos González y sus intentos de conseguir la herencia de su tío político Ramón.

La cinta fue nominada al Premio Ariel por su banda sonora, compuesta por Arturo Márquez, y ganó el Ariel a Mejor Ópera Prima. Márquez es reconocido por utilizar formas mexicanas de la música en sus composiciones. En 2009 le otorgaron el Premio Nacional de Bellas Artes en México; cuenta con una amplia discografía.