08 · 23 · 21

Rosita Quintana, uno de los rostros emblemáticos del Cine de Oro Mexicano

Por: Andrea Mora

Rosita Quintana nació en la capital argentina en 1925. Su destino en los escenarios estuvo marcado desde pequeña, pues su abuela fue intérprete de tango y se convirtió en su inspiración y en la responsable de ayudar a Rosita a descubrir su pasión por la música y el cine. Rosita Quintana no sólo fue una de las actrices más emblemáticas de la época de oro del cine mexicano, también fue una brillante cantante y compositora. En 1955 recibió el Premio Wurlitzer a la mejor cantante ranchera.

Rosita Quintana

Se cuenta que en uno de sus viajes, Jorge Negrete la conoció y fue quien la invitó a México, país que más tarde se convertiría en su hogar. Desde entonces Rosita participó en diversas películas y no se encasilló en un solo género; incursionó en la comedia, género donde formó un gran equipo con Tin Tan y Gilberto Martínez, el primero sobre los reflectores y el segundo bajo sus indicaciones como director. De este gran equipo sobresalen títulos como Calabacitas tiernas (1948, dir. Gilberto Martínez Solares), un año más tarde en Soy charro de Levita (1949, dir. Gilberto Martínez Solares) y No me defiendas, compadre (1949, dir. Gilberto Martínez Solares).

Además de cautivar al público con su interpretación humorística, Susana también destacó por robar suspiros; es tal vez por su protagónico en Susana (Demonio y carne) (1950, dir. Luis Buñuel) con el que se catapultó como una de las grandes actrices del cine mexicano. Bajo la dirección de Luis Buñuel, Rosita interpretó a Susana, una hermosa mujer que la llegar a la hacienda de don Guadalupe pone todo de cabeza; con su belleza conquista a un padre e hijo y con ello inicia la discordia y la competencia entre ambos por el amor de Susana.

Susana (Demonio y carne) (1950, dir. Luis Buñuel)

Susana (Demonio y carne) (1950, dir. Luis Buñuel)

Luego de su gran protagónico, trabajó a lado de Pedro Infante en El mil amores (1945, dir. Rogelio A. González). También compartió escena con Arturo de Córdova en La ausente, película dirigida por Julio Bracho que en 1952 compitió en el Festival de Cannes. En 2017, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas reconoció su trayectoria artística con un Ariel.

Trinidad Rosa Quintana Muñoz falleció el 23 de agosto de 2021 a la edad de 96 años, luego de haber sido hospitalizada por una cirugía el pasado 27 de julio.