07 · 23 · 18

Perfiles FICM: Gabriel Mariño, director de Ayer Maravilla Fui

Por: Azul Ramírez @azulartx

Egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), Gabriel Mariño ha participado en diversos festivales alrededor del mundo. Su más reciente largometraje, Ayer maravilla fui (2017), ganó el Ojo al Primer o Segundo Largometraje Mexicano y el Ojito a Mejor Actriz de Largometraje Mexicano para Sonia Franco durante la 15º edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

Actualmente, Ayer maravilla fui se exhibe en el 38º Foro Internacional de Cine de la Cineteca Nacional.

Gabriel Mariño nos compartió su experiencia con el cine y su relación con el FICM.

FICM: ¿Cómo fue tu primer acercamiento con el cine?

Gabriel Mariño: Mi papá estudió cine en el CUEC, desde chico tuve mucha relación y cercanía con el cine, él siempre intentaba buscar películas para mí y para mi hermano. Fue un papá muy lejano y ausente, no era un padre cariñoso y a través del cine me sentía cercano a él. Ahí desarrollé un lazo con el cine que se volvió vital para mí.

FICM: ¿Por qué decidiste estudiar cine?

GM: Yo estaba estudiando Historia en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y me di cuenta de que no me sentía a gusto, que no me sentía bien y tenía muchas otras cosas que explorar, pero no lo estaba haciendo y me sentía insatisfecho. Un día, un compañero de la carrera me dijo que por qué no estudiaba cine si me gustaba tanto; muchas veces te tienen que decir las cosas tan directamente para que tú te des cuenta. En ese momento dejé la carrera de historia e hice mi examen para el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) y para el CCC. En el CUEC me rechazaron pero fui aceptado en el CCC y ahí me quedé.

FICM: ¿Cómo fue tu experiencia de intercambio en Alemania mientras estabas en el CCC?

GM: Fue un intercambio corto en especialización documental con la Escuela de Cine y Televisión de Múnich en Alemania. Teníamos que trabajar en pareja, cada mexicano tenía su compañero alemán. Primero vinieron ellos a México y cada uno de nosotros le ayudamos a nuestra pareja a generar un mini documental, en mi caso fue en Oaxaca. Cada alemán ya tenía un tema que quería abordar y su pareja le ayudaba en todo, desde el idioma hasta hacer cámara. Luego se repitió esa experiencia en Alemania, nosotros fuimos a hacer nuestro documental allá.

La experiencia me abrió los ojos, nunca había salido de México. Me di cuenta que a través de mi trabajo y esfuerzo, podía cumplir metas que parecían inalcanzables. Viajar a través del intercambio y generar un proyecto fue una buena lección; cinematográficamente aprendí muchas cosas.

FICM: Tus dos largometrajes han sido parte del Foro Internacional de la Cineteca Nacional ¿A qué crees que se deba? ¿Consideras que tus filmes son completamente radicales?

GM: Creo que mi primer largometraje, Un Mundo Secreto (2012), no es tan radical como uno pensaría. Cuando la estaba haciendo sí me parecía ultra radical, pero cuando la vi me di cuenta que era una historia bastante común. En la manera de hacerla habíamos encontrado varias cosas muy interesantes; el cómo planeamos la puesta en cámara, la elección de los actores, el lenguaje cinematográfico y sobre todo la historia, que fue lo que generó interés.

Ayer Maravilla Fui (2017) sí me parece más arriesgada. Contar una historia con tintes fantásticos —un personaje que usurpa cuerpos de otras personas— creo que no es tan común. Se ha utilizado ya mucho en Estados Unidos en tono de comedia, pero en el tono que yo utilicé no ha sido tan explorado. Ahí me parece que hay una propuesta arriesgada, pues tiene que ver con un mundo fantástico, con una fábula urbana y cruda, que es real y al mismo tiempo no. Más que radical, invita al espectador a salir de su zona de confort, me parece que el Foro es ideal para la película.

FICM: ¿Cómo describirías tu relación con el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM)? ¿Qué tan importante es para ti el festival?

GM: Para mí el FICM es el mejor festival mexicano, es muy claro el músculo y la fuerza que tiene Morelia como festival. Es un festival que tiene un perfil, lo cual me parece muy importante, tiene una personalidad. El hecho de que los documentales que estén en Morelia puedan ser elegibles al Oscar es un golpe en la mesa, ningún otro festival tiene eso.

Mi primer película no pudo ser estrenada en el FICM por cuestión de fechas y lo he lamentado siempre. Ahora que tuve chance de estrenar Ayer Maravilla Fui, sentí que mi película estaba valorada y comprendida. Me sentí muy halagado pues los jurados fueron de primer, primer nivel. Definitivamente el FICM me ha acompañado en mi crecimiento y creo que yo también en el suyo.