06 · 3 · 16

Entrevista a Matías Meyer

Matías Meyer ha participado en seis ediciones del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM). En el 2° FICM con El pasajero (2004), en el 4° FICM con Verde (2006), en el 6° FICM con Wadley (2008), en el 7° FICM con Calambre (2009), en el 9° FICM con Los últimos cristeros (2011), cinta que se presentó en más de veinte festivales alrededor del mundo. Finalmente, su último largometraje de ficción Yo (2o15) fue parte de la Selección Oficial del 13º FICM, donde obtuvo el Premio a Largometraje Mexicano.

Tus tres largometrajes son adaptaciones de obras literarias. Háblanos sobre tu interés en la literatura.

Te diría que mi deseo viene primero de la cámara que de la literatura. Prefiero tener entre manos una cámara y un cuadro, que un lápiz y un cuaderno. Pero para filmar necesito una idea o una imagen. Y eso lo encontré en la literatura de Gao Xingjian, Antonio Estrada y J.M.G. Le Clézio. Mientras leía los textos por primera vez, me excitaba pensar que las imágenes que describían podrían ser filmadas. Ahora estamos escribiendo un guión original, con dos guionistas más y me está gustando mucho la experiencia de no adaptar.

¿Cómo haces para que tus películas cobren vida propia y no se limiten a una transcripción de un cuento o una novela?

Durante la escritura del guión, llevo las imágenes y los sonidos al papel de manera muy concreta, con acciones, para describir una realidad emotiva.  A la hora de filmar todo son decisiones de realización: las locaciones, el casting, la puesta en cámara, las actuaciones, la fotografía, los colores etc…hasta el día del estreno donde nace finalmente la película. Son años de trabajo y pasión.

En tus películas la naturaleza o el paisaje, por ejemplo en Yo la carretera o el río, parecen que son un personaje, es decir, son parte esencial del relato. ¿Es importante para ti mostrar algo con los paisajes? ¿Cómo eliges estos lugares?

En cine, el espacio es el rey, es la luz. El sonido lo acompaña. El espacio entonces es sensorial, como dices es otro personaje. Lo que nos rodea nos define. Todos los elementos dentro del cuadro son narrativos. Hay una preocupación por la naturaleza en mis películas, el hombre debe reencontrar el equilibrio con la madre tierra. Muchas veces, las locaciones las busco por Internet en Google Earth, ahí veo los paisajes y pienso en las necesidades de producción (que las locaciones no sean muy retiradas, que haya dónde alojar al crew etc.). Luego hago un scouting en forma y defino las locaciones, ahí se empiezan a concretizar los encuadres. En el caso del restaurante, la locación predominante, mi productor me pasó fotos de un scouting hecho para otra película, me gustó La Colmena, lo vi desde Google Earth y todo parecía funcionar. Quería que por un lado estuviera la presencia de la autopista, la modernidad y por otro lado la naturaleza. La intervención del ser humano en el paisaje. Quería también que hubiera un flujo continuo de autos pasando en la profundidad de campo.

Matias-Meyer-entrevista

Matías Meyer en el 13º FICM.

¿Cómo trabajas con los actores, esto es, tienen un entrenamiento previo, discuten el personaje o simplemente los vas guiando en la filmación?

No doy el guión a los actores (no profesionales), les doy sus líneas, que no son muchas. Hacemos ensayos, leemos los diálogos, que se lo digan el uno al otro, y entren en la dinámica. Siempre está presente la cámara, todo es para el ojo de la cámara. Ahí también nace la relación con las personas que es muy importante a la hora de dirigirlos, ganarte su confianza, quererlos y que te quieran.

En general, ¿qué es lo que buscas transmitir con tu cine?

Emociones y reflexiones con base en la imagen y el sonido. Mis personajes atraviesan por conflictos o situaciones para al final, después de una experiencia de aprendizaje, sentirse libres y en paz. Y lo mismo busco que sienta el espectador. Visualizo a mis personajes como prisioneros adentro de una burbuja que logran romper al final. Aunque sea para encontrarse en una burbuja un poco más grande. Van evolucionando espiritualmente.

Háblanos sobre el proceso de realización de Yo. ¿Cómo surgió la idea de la película, cómo fue el rodaje y cómo fue la edición?

En otoño 2012 leí el cuento y fue la chispa que encendió el motor de la maquinaria cinematográfica. El guión lo escribí con Alexandre Auger en tres meses, lo escribimos en francés y luego yo lo traduje al español. Un año y medio después estábamos filmando. El rodaje de cuatro semanas sucedió en primavera de 2014. En la edición, cuyo proceso duró ocho meses, reescribimos el guión y estrenamos en festival en otoño de 2015. Fue todo bastante rápido y sin contratiempos.

Por último, prácticamente has presentado toda tu obra en el FICM. El año pasado ganaste el Premio a Largometraje Mexicano con Yo. ¿Cómo ha sido tu experiencia en festival a través de todos estos años?

Ha sido una experiencia siempre muy emocionante y gratificante, he crecido con el festival, mi primer corto estuvo hace 12 años, seguía estudiando en el CCC. Así es que ya llovió. Es extraño ver cómo pasa el tiempo.
El festival ha crecido porque el cine mexicano ha crecido y pasa por un buen momento. Ha hecho un enorme trabajo en pro de nuestra cinematografía.