02 · 5 · 18

Sobre fantasmas y poesía: Entrevista a Jean-Charles Hue

Por: Gabriela Martínez @GabbMartivel

El cineasta francés Jean-Charles Hue presentará su película Mange tes morts (2014) en Le Cinemá del Instituto Francés de América Latina (IFAL). La película fue presentada en el 12° Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), como parte del Programa Especial Premio Jean Vigo.

Manges tes morts cuenta la historia de Jason Dorkel, un joven de 18 años que pertenece a una comunidad de gitanos y está a punto de celebrar su bautismo. Su medio hermano, Fred, regresa después de quince años de estar en prisión. Junto con él, su hermano menor Michael (muchacho impulsivo y violento) y un primo cristiano, emprenderán un viaje al mundo de los gadjos (no gitanos) en busca de un cargamento de cobre.

En entrevista con el FICM, Jean-Charles Hue nos comparte su experiencia al filmar a su propia familia y cómo fue trabajar en Tijuana, ciudad que se convirtió en escenario de su más reciente cortometraje documental, Tijuana Tales, y de la que será su primera película de ficción, Tijuana Bible.

Jean-Charles Hue en el Instituto Francés de América Latina (IFAL)

Jean-Charles Hue en el Instituto Francés de América Latina (IFAL)

Retrato nómada

A diferencia del resto de mi familia, mi abuelo era nómada porque tenía problemas con el ejército alemán. Desde hace mucho tiempo, unos 20 años tal vez, tenía ganas de ir a ver a esta parte de mi familia que seguía con este estilo de vida nómada. Era muy difícil encontrarlos, podía pasar hasta un año buscándolos porque no sabía dónde se quedaban. Era difícil tener noticias de ellos en una época sin celular.

Cuando los encontré, viví con ellos, no todo el tiempo, pero empecé a viajar con ellos y lo pasábamos muy bien. Después de siete años con ellos, empecé a grabar cosas con una cámara pequeña, hice una especie de diario. Un día, mi primo Frédéric Dorkel, quien es uno de los personajes de la película, me dijo “Charlie, me gustaría que un día pudiéramos hacer una película de verdad, una película que salga en las salas”.

Yo le dije que si juntábamos un poco de dinero, podíamos contar su historia. Para este momento, mi primo estaba en proceso de cambiar su vida, su trabajo era básicamente robar lo que fuera. Él quería contar cómo había sido su cambio de vida. Esa es la premisa de The Lord’s Ride, la primer película en la que hablé de los Dorkel.

Tres o cuatro años después de esa plática con mi primo pude encontrar un poco de dinero para hacer un corto. Con el dinero que obtuvimos de él, pudimos financiar el largometraje. Esa primera película fue un éxito con la crítica, salió en las salas como quería Frédéric.

The Lord's Ride, dir. Jean-Charles Hue (2010).

The Lord’s Ride, dir. Jean-Charles Hue (2010).

Aunque Frédéric se interpreta a sí mismo, su trabajo en realidad fue una actuación, pues había diálogos y casi nunca los cambió, entonces realmente esto era un trabajo de ficción inspirado por su vida. A él le encantó la experiencia y quería hacer una nueva película.

Mange tes morts, el primer paso hacia la ficción

Tuvieron que pasar tres años para poder hacer Mange tes morts. Encontramos el dinero y yo escribí el guion, el cual es sobre una noche que viví con Frédéric hace más de quince años. El personaje del joven Jason es un reflejo de mí, sólo que yo no tuve que elegir entre la religión y la vida nómada.

Para entonces yo ya tenía diez años viviendo con mi familia nómada, conocía su estilo de vida y sabía que robaban, pero nunca fui con ellos. Sin embargo, una noche, los acompañé porque mi tío acababa de salir de prisión y teníamos que celebrar. Nos fuimos todos en el carro, como en la película, y nos perdimos en la ciudad porque después de quince años de estar en la cárcel, mi tío ya no recordaba cuál era el camino de vuelta.

Mange tes morts, dir. Jean-Charles Hue (2014)

Mange tes morts, dir. Jean-Charles Hue (2014)

En ese momento, me dio mucha emoción ver que mi tío tenía muchas ganas de volver a vivir su vida de antes y disfrutar con sus sobrinos. Me daba la impresión de que él se sintió como un animal perdido en el bosque sin saber a dónde ir porque todo estaba muy cambiado. Mi tío quería recordar dónde estaba el terreno donde vivía su papá, dónde jugaba cuando era niño. Era como ver a un animal salvaje y fuerte volverse dócil.

Casi todo lo que aparece en la película, incluida la persecución de la policía, en verdad pasó esa noche. Lo único que no sucedió fue el asesinato, nosotros nunca matamos a nadie.

He estado a punto de morir, al menos cinco veces en mi vida. Por eso esta historia es importante para mí porque yo soy más o menos este joven Jason, yo soy este joven de blanco, naive, que debía quedarse atrás de todo eso que pasaba con su familia. Hay mucha gente que no le toca ver a la muerte o no necesita tener experiencias de este tipo.

Estar cerca de la muerte te permite estar en contacto con eso que no puedes ver. Pensar a los muertos es otra forma de vivir su vida, saber quiénes fueron. Entonces, grabar, es mi forma de explicar eso.

Tijuana, ciudad de fantasmas y poesía

En un periódico francés leí sobre Tijuana y decía que era una ciudad con mucha creación artística hecha con muy poco dinero. Anteriormente, cuando visité Monterrey, me hablaron del norte de México, así que decidí ir. Pude hacer Tijuana Tales, cortometraje que cuenta la historia de unas prostitutas que a diario luchan con las drogas y la pena de haber perdido a sus hijos. Ellas me parecen fantasmas porque su mente ya no está ahí. Son personas que se quedan entre la frontera de los vivos y los muertos.

Mientras estuve allá, vi por primera vez en mi vida una balacera. Yo me hospedaba en el centro de Coahuila y recuerdo que iba hacia una taquería. Quería encontrar a Ana, una chica que aparece en Tijuana Tales.

Tijuana Tales, dir. Jean-Charles Hue (2017).

Tijuana Tales, dir. Jean-Charles Hue (2017).

Recuerdo que estaba con Ana, le había invitado a comer tacos, ella no quería comer pero me acompañó. Estábamos como a cincuenta metros de la taquería cuando un carro pasó, un hombre salió de un club y le dispararon a unos metros del taquero. No era la primera vez que estaba cerca de la muerte. Para Ana era algo muy normal, lo tomó con tranquilidad y me dijo que nos fuéramos, no podíamos quedarnos ahí.

Después de eso fuimos al hotel para que yo pudiera seguir grabando. Ella actuaba con normalidad, se desnudó frente a la cámara y pude ver el tatuaje de sus hijos que tenía en la espalda. Eran tres rostros, uno de ellos con alas de ángel porque representaba a su hijo que murió en la cárcel.

Tijuana para mí es un poco como lo que viví con los gitanos, muchas veces pasa la muerte, pasa un ángel, un espíritu o un fantasma. Un poder que se queda muy cerca de la gente. La poesía del pueblo podía verla cada día en Tijuana. Ahí hay una fuerza y energía increíble de la gente que a diario debe sobrevivir. De ahí salen más cosas buenas que malas y a veces se ve poseía, milagros y epifanías, como Ana.

Del documental a la ficción

La transición ha sido lenta. Mi primer película larga fue documental, después hice las dos películas de los gitanos, donde empecé a jugar más con la ficción y el documental; así es como cada vez me acerco más a la ficción. Tijuana Bible, actualmente en preproducción, es la primera película en la que tendré actores profesionales, pues estarán Ed Skrein, Adriana Paz y Luis Alberti.

Después vamos a hacer un corto con Frédéric sobre un hombre que desde los cuatro años vive en una herrería y nunca ha salido de ahí porque su hermano mayor le ha dicho toda su vida que está loco y que tiene una enorme fuerza, entonces si la gente se entera de eso, lo encerrarán en un psiquiátrico. La idea es que el hermano mayor usa a su hermano menor como un animal para ayudarle a golpear a otras personas y mantener su negocio. El personaje de Frédéric, decidirá cambiar su vida.

Influencias e inspiración de Jean-Charles Hue

El cine estadounidense de los setenta como Martin Scorsese, Francis Ford Coppola. En Francia veía a Jean Vigo, Marcel Pagnol, pero más la época clásica de los cuarenta, la Nouvelle Vague. Me gustaba mucho la época francesa del cine que contaba la vida del pueblo, como lo hacía Jean Renoir. Es un poco lo que hago con los gitanos.

Los rusos también me gustan, como Serguéi Paradzhánov, Aleksandr Dovzhenko porque ellos hacían poesía. Ellos son los más poderosos con una cámara, son como pintores. Hacían cosas con muy poco y eran increíbles.

Algunos westerns me gustan mucho, particularmente los de Sam Peckinpah a quien veía de niño. A él le gustaba mucho México, le gustaba hacer películas de estadounidenses en México. Espero que Tijuana Bible se acerque a lo que él hacía, eso para mí es un sueño, es muy importante para mí.


La función especial de Manges tes morts con la presencia de Jean-Charles Hue en el Instituto Francés de América Latina (IFAL), se llevará a cabo el próximo 7 de febrero a las 20:00 horas.