08 · 15 · 21

María Rojo, pieza clave en el desarrollo de la cinematografía mexicana

By: Andrea Mora

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

María Rojo ha construido una sólida carrera en el mundo del cine, donde ha trabajado en más de una veintena de proyectos. A lo largo de su trayectoria ha interpretado una amplia variedad de papeles, desde una joven de cabaret, pasando por una prostituta provinciana, una telefonista y apasionada bailarina, una trabajadora del hogar, una mujer entregada a las labores del hogar, hasta una apasionada ninfómana. María Rojo no conoce los limites y continúa explotando su potencial artístico, ella opta por reinventarse en cada personaje.

María Rojo, pieza clave en el desarrollo de la cinematografía mexicana

María Rojo

El cine le ha dado la posibilidad de expresarse y de renovarse en cada nueva película, María le apuesta a los personajes “comunes” pues en ellos halla la vitalidad y la riqueza, en las Alicias, en las Julias Solórzono, en las Virginias está su pasión; en interpretar roles comunes encuentra lo fantástico y lo complejo, pues lleva a estos personajes al borde, los descubre, los explora, los desnuda y los presenta al publico con todas sus complejidades y sus matices, con todas sus interrogantes y sus contradicciones.

María nació el 15 de agosto de 1943, hija de una familia de clase media e inició su carrera tempranamente en el teatro. Siendo aún una pequeña niña, formó parte del grupo Teatro del Pequeño Mundo, más tarde se incorporó a la Compañía Titular de Teatro de la Universidad Veracruzana, bajo la guía de Manuel Montoro. Con el paso de los años, continuó en los escenarios a la par que tenía sus primeras oportunidades en el cine. Su primera aparición en la pantalla grande fue en 1955 al lado de Ana Luisa Peluffo y Luis Aguilar en Besos Prohibidos (1956, dir. Rafael Baledón).

Su gran oportunidad llegó con el que ella considera “el papel más importante y grande”, el cual obtiene bajo la dirección del director Felipe Cazals en El apando (1975). La película fue una adaptación de la obra homónima de José Revueltas, donde interpreta a “La Meche”. Luego de esta colaboración, Cazals buscó nuevamente a la actriz para la película Las Poquianchis (1976), donde interpretó a Guadalupe Moreno Quiroz, una prostituta complica de las criminales.

Las Poquianchis (1976, dir. Felipe Cazals)

Las Poquianchis (1976, dir. Felipe Cazals)

María trabajó con los grandes cineastas del Nuevo cine mexicano: Felipe Cazals y Jaime Humberto Hermosillo; fue con éste último con quien construyó sus mejores personajes. Con él consiguió su primer Ariel. Ambos crearon un cine que reflejó y abordó la realidad mexicana como pocos. En las películas que compartieron juntos, que no son pocas, mostraron las contradicciones, los cuestionamientos, los prejuicios y las críticas de la sociedad mexicana. Cuando María conoció el trabajo del cineasta quedó fascinada y deseó trabajar con él; su sueño se cumplió con Naufragio (1977) y desde este momento nació entre ambos una relación profesional apasionante y prolífica que más tarde se convertiría en una entrañable amistad.

En palabras de María, Jaime fue su director ideal: “Cuando Jaime murió, fue como cuando murió Juan Allende: una parte mía se fue con él y no la voy a recuperar, Así de importante fue Jaime Humberto para mí. Como actriz, como persona. Fue mi amigo mas querido”.

Naufragio (1978, dir. Jaime Humberto Hermosillo)

Naufragio (1978, dir. Jaime Humberto Hermosillo)

María Rojo ha estado nominada a los Premios Ariel en once ocasiones, llevándose el premio tres veces: en 1977 por Naufragio (Dir. Jaime Humberto Hermosillo), en 1988 por Lo que importa es vivir (Dir. Luis Alcoriza) y en 1991 por Rojo Amanecer (Dir. Jorge Fons). En reconocimiento a su amplia trayectoria artística la UNAM le otorgó la Medalla Filmoteca en 2005, después, en 2020 sería la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas la que reconocería su carrera con el Ariel de Oro por su destacada trayectoria.