08 · 12 · 19

Cantinfleo: El legado de Cantinflas más allá del cine

By: Héctor Lara @felizpatetico

Sorry, this entry is only available in spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Un 12 de agosto de 1911, en la colonia Santa María la Ribera de la Ciudad de México, nació quien es recordado como “el Charles Chaplin mexicano”: Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, mejor conocido como Cantinflas. El mismo humorista mexicano opinaba que lo único que unía en un mismo ser a Mario Moreno y a “Cantinflas” era la afición por el tabaco —cerca de dos a tres cajetillas diarias—; esta fue la causa de su muerte un 20 de abril de 1993, consecuencia de cáncer pulmonar.

Mario Moreno “Cantinflas”

Antes de convertirse en actor, escritor, guionista y productor, Cantinflas realizó varios trabajos, la mayoría en el barrio bravo de Tepito, lugar donde fue criado y aprendió las propias mañas lingüísticas de los habitantes. Mintió sobre su edad para enlistarse en el ejercito. Intentó convertirse en boxeador pero no corrió con suerte, al primer combate fue noqueado.

Fue hasta que llegó al escenario de una carpa donde se convirtió en payaso, acróbata y bailarín. Durante una de las presentaciones, un ataque de pánico hizo balbucear a Mario Moreno en tarima y con ayuda del acento aprendido en los barrios populares, surgió por accidente la técnica que sería desarrollada a lo largo de su trayectoria cinematográfica. Es ahí, en la carpa, que en vez de abuchear al naciente comediante, los asistentes se rieron y surgió el cantinfleo, una forma de hablar de manera incongruente, disparatada y sin decir algo concreto.

Su personaje se inspiró en un barrendero de nombre Olegario que Mario Moreno conoció cuando trabajaba en el Teatro Follies Berger ubicado en Garibaldi.

Vestuario representativo de Cantinflas

Tras un afortunado encuentro con el representante Jacques Gelman, Cantinflas comenzó su larga filmografía. Dio vida a un boxeador, en Boxeador (1940, dir. Fernando A. Romero), a un policía conocido como “el 777” en El gendarme desconocido (1941), la cual sería su primera colaboración con Miguel M. Delgado, su director de cabecera. También interpretó a un sacerdote en El padrecito (1964, dir. Miguel M. Delgado), a un bombero en El bombero atómico (1952, dir. Miguel M. Delgado), entre otros muchos personajes.

Cuando Cantinflas incursionó en Hollywood, fue galardonado con un Globo de Oro a Mejor Actor de Comedia o Musical con la película basada en la novela de Julio Verne, La vuelta al mundo en 80 días (1956, dir. Michael Anderson). Desafortunadamente, la imposibilidad de traducir sus peroratas del español al inglés, hizo que el cantinfleo no consiguiera el mismo éxito que tuvo en América Latina y España durante su trayectoria por el cine.

Hace cinco años se estrenó Cantinflas (2014), de Sebastián del Amo. En ella aborda la larga trayectoria del actor mexicano desde sus inicios en las carpas de la Ciudad de México hasta su llegada al cine hollywoodense. En la película, Mario Moreno es interpretado por el español Óscar Jaenada y la gran mayoría del reparto es mexicano: Ilse SalasLuis Gerardo MéndezGabriela de la Garza, entre muchos otros.

Cantinflas es un ejemplo de lo mexicano y más en específico, un retrato de la Ciudad de México.