01 · 25 · 18

De la realidad a la ficción: entrevista a Amir Galván y Vanessa Arreola, dirctores de La 4ª compañía

Por: Gabriela Martínez @GabbMartivel

La 4ª compañía, de Amir Galván y Vanessa Arreola, cuenta la historia de Zambrano, un joven reo de Santa Martha Acatitla que deambula entre elevarse en el ámbito de los deportes con“Los Perros de Santa Martha”, el equipo de fútbol americano del lugar, o adentrarse en el lado más profundo del crimen como miembro de La 4ª compañía, un escuadrón de la muerte al servicio de las autoridades de la cárcel.

Platicamos con los directores de la película ganadora de diez Arieles y nos compartieron su experiencia al filmar con reos de Santa Martha Acatitla.

La 4ª compañía, de Amir Galván y Mitzi Vanessa Arreola

La 4ª compañía (2016, dirs. Amir Galván y Vanessa Arreola)

La 4ª compañía está basada en una historia real, ¿cómo llegó la historia de “Los perros de Santa Martha” a ustedes?

Amir Galván: Yo era estudiante del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), de hecho participé en el FICM 2004 con mi cortometraje Lo que quedó de Pancho, sobre un delincuente de 45 años que se encuentra preso por sexta vez. En el corto se hace un seguimiento de Pancho desde el momento que aborda el taxi que lo lleva a su casa, hasta los reencuentros con su madre y sus amigos de la infancia. Para esto hicimos varias entrevistas y entre ellas había una en donde nos contaron esta historia de “Los perros de Santa Martha”.

Vanessa Arreola: Era una historia muy larga, atractiva e increíble. Entonces, hicimos una investigación exhaustiva, minuciosa; revisamos expedientes de los presos en Santa Martha Acatitla, incluso fuimos a buscar gente que había sido testigo de esto, desde los custodios, hasta las autoridades. La llamada “Cuarta compañía” era un hecho conocido, pero no tanto.

En la búsqueda hemerográfica encontramos información sobre “Los perros de Santa Martha”, el equipo de fútbol americano del penal, pero todo estaba enfocado a sus logros deportivos. Eran pocos los medios que hablaban de esa otra cara del equipo, fueron principalmente los medios con una línea crítica los que abordaban el tema; encontramos textos de Julio Scherer, Carlos Marín, Paco Huerta y otros periodistas de su tiempo.

Para la investigación fuimos a la Hemeroteca Nacional, nos metimos a archivos en la Fonoteca y otros archivos audiovisuales. Así encontramos el cuerpo del relato y empezamos a darle forma.

Este es un tema que pudo abordarse desde el género documental, sin embargo eligieron la ficción.

AG: Sí, tomamos licencia de la ficción para hacer que la historia funcionara. Entramos desde el lado de la documentación, tal como se haría en el documental. De ahí que la película se filmara en el lugar donde ocurrió la historia, con gente que lo vivió. Así, La 4ª compañía  puede también interpretarse desde la denuncia social.

VA: Creo que aproximar a los géneros puede ser enriquecedor para ambos. Siempre se pueden retomar elementos que les aportan un algo mucho más valorado por el público. Esta película puede quedar como un testigo visual de este hecho. Me gustan las posibilidades que da la ficción y la rigurosidad del documental.

¿Qué retos enfrentaron al filmar en Santa Martha Acatitla?

VA: Santa Martha estaba considerada como una de las cárceles más peligrosas; tuvimos que tomar previsiones. Empezamos a trabajar dos años antes de empezar la filmación porque entramos a dar talleres para involucrar a los reos.

Dimos un taller de apreciación cinematográfica donde les dimos una introducción de qué es lo que hace el director, el sonidista y la producción en general; todo con el objetivo de filmar algunos guiones que escribieron durante el taller de guion que también impartimos. Desafortunadamente ya no pudimos filmarlos por problemas de logística, era complicado. Además, hubo un tercer taller de perfeccionamiento de actuación para cine.

AG: Ya con todo este antecedente fue sencillo involucrarlos en la realización de la La 4ª compañía, ellos participaron frente y detrás de cámaras, algunos como extras en algunas escenas de la película. Participar en los talleres y en la filmación les contó a los reos como trabajo penitenciario.

La 4a Compañía

La 4ª compañía (2016, dirs. Amir Galván y Vanessa Arreola)

¿Ya pudieron ver la película los reos de Santa Martha?

AG: Ya, les gustó muchísimo la película porque entienden todo lo que pasa en ella, incluso más que el espectador que podría ir a verla en una sala de cine. Ellos ven reflejadas muchas de las situaciones que viven día a día.

VA: Lo que a algunos les podría escandalizar, para ellos fue completamente normal. De alguna forma, esta película queda como un legado de lo que queda de Santa Martha.

AG: Algunos de los reos que trabajaron con nosotros, actualmente están libres y hemos mantenido contacto con ellos, principalmente con un grupo que se organizó para formar una pequeña compañía teatral que se llama “Los 77”, ellos están en la Colonia San Rafael y hacen sus propios montajes.

Ambos trabajaron en Presunto culpable (2009, dir. Roberto Hernández y Geoffrey Smith), la cual participó en Morelia, ¿tienen en mente más proyectos de cine carcelario?

AG: Sí. Ya estábamos trabajando en La 4ª compañía cuando estuvimos en Presunto culpable, de ahí salió una profunda amistad con los directores. Compartimos la idea de que se puede abordar el cine desde la perspectiva social y es como lo hemos estado haciendo.

Roberto (Hernández) y Layda (Negrete, productora) forman parte de World Justice Progress, una asociación que aborda temas de justicia, ellos están encargados de vincular estadísticas con el cine y crear proyectos en torno a ellos. Actualmente estamos trabajando en un proyecto transmedia y un corto documental sobre temas relacionados. Posteriormente me gustaría explorar temas de la infancia, la religión y los héroes anónimos que trabajan en beneficio de la gente.

VA: Yo estaba trabajando en un proyecto con niños de la carcel de mujeres. Tuve que dejarlo para trabajar en Presunto culpable, pero me gustaría retomarlo en el futuro. Tal vez salga un corto o un largo y así cerrar este capítulo del cine carcelario. Después me gustaría hablar de la libertad, la infancia y la juventud, pues son etapas importantes en la vida donde se gestan los ideales y los sueños.

¿Qué consejo podrían darle a los jóvenes realizadores?

AG: Conozcan a profundidad de aquello que les gustaría hablar, cada detalle, cada arista. Hagan mucha observación de lo que sea que les interese porque eso hace todo más verosímil.

VA: Asuman que el cine es un proceso creativo en todo momento. Mientras más comprendan la historia, más posibilidades encontrarán para abordarla.

 

Función de la La 4ª compañía en Santa Martha.

Función de la La 4ª compañía en Santa Martha.

Función de la La 4ª compañía en Santa Martha.

Función de la La 4ª compañía en Santa Martha.

Función de la La 4ª compañía en Santa Martha.

Función de la La 4ª compañía en Santa Martha.