09 · 26 · 16

Realizadores FICM 2016: Dariela Ludlow

Graduada del Centro de Capacitación Cinematográfica en la especialidad de Dirección y Dirección de Fotografía. Cursó un Master en Cinefotografía en la Escuela Superior de cine y Audiovisuales de Cataluña, ESCAC (Barcelona). Ha trabajado como Directora de Fotografía en cine y publicidad. Su película Esa era Dania es parte de la Sección de Largometraje Mexicano de la Selección Oficial del 14º FICM.

dariela

¿Qué te llevó a hacer esta película?

Siempre he pensado que el cine es una consecuencia de nuestra realidad, de nuestra cotidianeidad, de nuestra percepción del mundo. Para mí es muy importante contar las historias que conozco, que vivo, que son parte de mí. Esa era Dania nace de la necesidad de entender la situación de Dania, una adolescente que al quedar embarazada a los 15 años decide continuar con su embarazo, pensando que es lo único que le va a dar sentido a su vida.
Dania es mi sobrina. Conozco su historia y me sorprendió muchísimo su visión. Entender la realidad de una persona te ayuda a entender la realidad de muchas otras, así una historia particular se vuelve universal. Es por ello que pensé en hacer esta película, porque me interesa mostrar aunque sea en una mínima parte, a través de la historia de Dania, el gran conflicto que viven las adolescentes en este país.
En el cine uno propone una historia y cuando la muestras al público esperas un intercambio con el espectador, en donde se produzca algún tipo de revelación sobre la existencia, de reflexión sobre la vida. Me sentiría muy afortunada si la película lograra crear una reflexión y generar preguntas sobre el tema.

¿Cuál fue el mayor reto para realizarla?

Esta película fue particularmente difícil. El rodaje fue un proceso solitario, porque prácticamente filmé sola. Es muy cansado hacer absolutamente todo, pero lo mas difícil y angustiante es no tener la complicidad de alguien en el set, no tener la mirada del otro y saber que vas por el camino correcto. Todo es incertidumbre y eso pesa mucho. Además, no teníamos guión. Comencé el rodaje con una pequeña escaleta y en el proceso de filmar y editar (junto con el editor, que por supuesto se convirtió en el co-guionista) fuimos descubriendo la película. Pero, esta manera de hacer cine es un arma de doble filo. Por un lado, es un proceso muy enriquecedor que te permite experimentar sin gastar millones con un crew de 60 persona detrás de ti. Puedes seguir tu intuición sin miedos y si te equivocas es muy fácil ir para atrás y volver a intentarlo, realmente es un gran aprendizaje, pero, por otro lado, también es muy fácil perderse. El cine para mí es un proceso de pensamiento y como tal aparecen y desaparecen estructuras narrativas que pueden llevar la película hacia muchos lugares distintos, en los cuales todos los caminos son explorables y te ofrecen muchas alternativas. Es ahí donde tienes que volver a lo que estabas pensando en un principio, a tu “idea original” o si encontraste otra cosa, aferrarte a ella e ir por ese camino. El problema es que se vuelven procesos de muchos años y hay que tener mucha fuerza de voluntad para no abandonarlos. Yo trabajé en esta película por tres años y en un momento lo abandoné y después de casi un año volví a retomarlo. Creo que este tiempo fue necesario para encontrar el proyecto, pero en un momento sentí que lo había perdido.

¿Qué director o película te han inspirado y por qué?

Siempre me cuesta mucho trabajo contestar esta pregunta porque es muy difícil pensarse de una sola manera. Creo que somos seres que estamos en constante cambio y eso nos hacer percibir las cosas de diferente manera en cada etapa de nuestra vida. Yo estudié en el CCC y tuve la oportunidad de acercarme al cine desde otro punto de vista. Por ejemplo, mi percepción de Godard, un director que yo no conocía y que me impresionó mucho, es muy distinta a la que tengo hoy. Antes me llamaba mucho la atención sus formas narrativas y su manera de experimentar con el lenguaje cinematográfico. Hoy me interesa más su discurso, aunque a veces parezca inalcanzable (por lo menos para mí), además creo que puedo apreciarlo más.
Cada vez que veo de nuevo una película tengo otra lectura con otro significado. Eso me parece increíble del cine y es lo que me hace querer hacer películas.

Esa era Dania

Retrata la cruda realidad a la que se enfrenta una madre adolescente sin rumbo y en búsqueda de su identidad. Es la historia de una joven que afronta el desafío que implica criar a una niña sola mientras busca reinventarse cada día, en un medio social que se muestra implacable ante cualquier error que se cometa.

dania