03 · 31 · 16

Los orígenes de Mad Max

Por: Frida Bárbara Monjarás (@frida_barbara)

En 1979 se estrenó Mad Max, la ópera prima de George Miller. La película causó gran impacto, recaudó 100 millones de dólares alrededor del mundo. Gracias al gran éxito, poco tiempo después, Miller hizo la secuela compuesta de dos películas más. Después de 36 años del lanzamiento de la primer película, la saga continuó con Mad Max: Fury Road (2015).

El cineasta australiano, George Miller comenzó estudiando medicina, pero su interés por el cine lo llevó a crear un cortometraje para un concurso estudiantil, el cual ganó. El premio consistía en un lugar para asistir a un taller de cine. Miller decidió dejar sus estudios de medicina y asistir al curso. Fue ahí donde conoció a Byron Kennedy, con quien colaboró en varios cortometrajes experimentales. Juntos realizaron Violence in the Cinema, Part 1, (1971), un cortometraje que parodiaba la intelectualización, pero la poca comprensión, de la violencia en el cine. Este trabajo les valió reconocimientos en diversos festivales internacionales. Así, Kennedy y Miller crearon una pequeña productora con vistas a realizar un largometraje. Les tomó siete años reunir 350,000 dólares australianos para hacer su primer filme: Mad Max.

George-Miller-1979

George Miller en la filmación de Mad Max.

En nuestros días, Mad Max es considerada una película de culto, sin embargo en un principio su concepción era simple: hacer una película muda con sonido, con la aspiración de crear poderosas imágenes cinéticas. Miller proyectó Mad Max a partir de su experiencia como estudiante de medicina en la sala de urgencias, había tratado a jóvenes que habían sufrido terribles accidentes automovilísticos. De este modo, bosquejó una historia de un hombre solitario que enfrenta un mundo colapsado. El resultado fue un filme en el que la persecución no tiene fin, hasta quedar sin aliento. La película fue también el comienzo de la carrera de Mel Gibson, quien en ese entonces apenas era un estudiante de arte dramático.

Mad-Max-1979

Mad Max se filmó en los alrededores de Melbourne sin extras. De hecho, la primera semana hubo un accidente que dejó mal herido a uno de los actores, lo que retrasó dos semanas el rodaje. El presupuesto era bajo y se tuvo que improvisar en muchos sentidos. La recepción de la película estuvo dividida, el cine que se hacía en Australia no era precisamente de acción, sino lento y contemplativo. Muchos críticos fueron renuentes a caracterizar la película como de autor, sin embargo ahora es considerada como un referente básico de la historia del cine.

Mad Max se convirtió en una famosa saga y colocó a Miller como uno de los cineastas más importantes del cine contemporáneo. A continuación, un video que reúne algunas imágenes de la primera trilogía y de la última película realizada en 2015.